El derbi que nunca ha debido jugarse por el anegado terreno de juego del Alcoraz se lo ha llevado el Real Zaragoza. Y más que por sus méritos, incuestionables en la segunda parte, lo ha logrado por los errores defensivos del Huesca. El equipo azulgrana ha perdonado en la primera mitad y ha fallado en los tres goles. Se ha disuelto tras el empate de Dongou y allí se ha terminado el encuentro para los de Anquela, que encadenan su tercera derrota en casa y siguen sin ganar en 2017. Malas sensaciones para una escuadra que parece abocada a mirar abajo y que sale muy tocada del choque de rivalidad regional. || CRÓNICA DEL PARTIDO.

.