Dos jóvenes pescadores del cursillo en plena actividad | Foto: FAPyC
La delegación provincial de la Federación Aragonesa de Pesca, un año más por estas fechas, realizó el cursillo de iniciación a la pesca en el coto deportivo escuela del embalse de Valdabra.

El curso estaba destinado a menores con edades entre los 8 y 14 años cumplidos este año, nacidos entre el 2002 y el 2008. La finalidad era acercar este deporte, que se desarrolla en contacto con la naturaleza, a jóvenes aragoneses. Tradicionalmente se había venido realizando el cursillo en Arguis, pero este año, la sentencia del Tribunal Supremo prohibiendo la suelta de la trucha arco iris, imposibilita su suelta en este embalse por lo que hubo que cambiar de escenario.

Es por esto que la Federación trasladó la realización del mismo, al coto deportivo escuela de Valdabra, aprovechando las buenas instalaciones que se disponen y la abundancia de peces en el mismo, aunque no sean truchas. Todo un éxito esta decisión pues los objetivos se han cumplido en su totalidad.

Todas las circunstancias fueron favorables para que el cursillo saliera bien: buen tiempo en las dos jornadas, el embalse de Valdabra se encontraba en magníficas condiciones de nivel de agua y por si esto no fuera poco, los peces se unieron colaborando con su actividad y haciendo que todos los niños consiguieran capturas durante el sábado y el domingo.

Así pues, este año se pescó en Valdabra con otra modalidad de pesca: la de los ciprínidos, también bonita y emocionante, con otras técnicas muy interesantes. Lo más importante era disfrutar de la naturaleza respetuosamente y aprender a practicar este deporte.

El programa de actividades incluyó la enseñanza de la morfología de los peces de nuestros ríos, así como el conocimiento y reconocimiento de las especies de nuestra Comunidad, aprendizaje en el montaje de la caña, confección de aparejos y nudos a emplear, práctica de pesca a las diferentes modalidades durante dos horas y media el primer día y tres el último día y conocimiento del medio natural donde se desarrollaba esta actividad deportiva fueron los temas abordados.

Los peces del embalse pronto empezaron a dar señales de actividad y comenzaron a picar en los anzuelos de los jóvenes pescadores. No salieron grandes piezas pero sí abundancia de alburnos y escardinos, algunos de estos últimos de buen tamaño. La jornada del domingo fue mejor que la del sábado en cuanto a capturas..

El Técnico de la Federación Aragonesa, José Pablo Manau, agradeció a los cursillistas su buen comportamiento e interés demostrado en todo lo que se les había enseñado; a los padres les dio las gracias por haber confiado en la Federación y les animó a que dejen practicar este deporte a aquellos de sus hijos que tengan interés en él por su belleza y por su contacto con la naturaleza y el respeto al medio ambiente.