Cualquier deportista puede sufrir una lesión, nadie está a salvo de esto. Si bien es cierto que de algunas es bastante complicado recuperarse y volver al entrenamiento, muchas de ellas son temporales, y aunque requieren una larga pausa para poder recuperarse, en algún momento se podrá volver al ritmo anterior. Tras una larga pausa por lesión, es obvio que no estaremos en forma, ya hemos perdido entrenamiento, facultades y mucho de lo que habíamos logrado pudo haberse ido al traste, pero este no es el fin: El entrenamiento después de esto puede ayudarnos a recuperar ese ritmo que tanto habíamos luchado por tener.

lesion-ciclistaCabe decir que no solo las lesiones nos pueden poner en pausa, y de hecho, existen factores como pequeñas enfermedades , familia, obligaciones que escapan de nuestras manos e incluso la falta de ilusión, cuestiones que nos pueden afectar. Llegados a este punto, indudablemente surge la pregunta que plantea este articulo: “¿Cómo volver a entrenar tras una larga pausa por lesión?” Bueno, hay que tener en cuenta ciertos aspectos antes de que respondamos a esta pregunta, ya que no podemos confundir una pequeña enfermedad de 5 días con una lesión grave.

De regreso a la bicicleta

Bueno, aquí lo correcto si hablamos de una lesión grave, como una pierna rota o algo de esta índole, sería contactar directamente con un médico para resolver las dudas con respecto a la recuperación antes del entrenamiento. Por lo general, requeriremos varias sesiones de recuperación en nuestras articulaciones antes de siquiera empezar a hacer algunos ejercicios de estiramiento o calentamiento previos al entrenamiento. Por supuesto, esto dependerá del tipo de lesión por la que hayamos pasado, pero es altamente recomendable, o más bien indispensable contactar con el médico antes de ejercitar el cuerpo.

Posterior a las sesiones de recuperación indicadas por el medico, debemos buscar un entrenador que nos pueda decir con exactitud los ejercicios de calentamiento que podemos realizar algunos días antes de poder estructurar una rutina. Por supuesto, como ya habrás notado, aquí las claves son paciencia y constancia, Sin esto no llegaremos a nada. Como el entrenador seguramente te dirá, el entrenamiento que seguías antes de la lesión no te servirá en un futuro próximo. Es de vital importancia tener en cuenta cada una de las indicaciones del entrenador, porque si damos un paso en falso (Si queremos entrenar antes de tiempo), la lesión podría ser permanente.

Vuelta al entrenamiento

lesion-entrenamientoUna vez preparados para pedalear (Y ojo con esto: Verdaderamente preparados, con aprobación del médico y del entrenador), lo más efectivo sería hacer sesiones muy cortas, pocas veces a la semana, e ir incrementándolas de manera progresiva. Debemos tener en cuenta que para un aficionado como nosotros con dos meses de inactividad perdemos toda nuestra capacidad aerobica. Un ejemplo sería hacer 2 sesiones en una semana de 20 minutos cada una, dependiendo del estado en que te encuentres y la reacción que veas en tu cuerpo, un buen truco seria encontrar un compañero que este en las mismas condiciones que nosotros.

Estas pautas no son únicas, y deberán ser modificadas con la ayuda del entrenador para saber qué es lo que más nos conviene, tenemos que conseguir que el ejercicio se convierta en un habito.

Posterior a esto, aumentaremos el entrenamiento, a medida que nuestro cuerpo reaccione de manera positiva, tarde o temprano estaremos volviendo a la antigua rutina, e incluso, podremos mejorarla, hay que pensar que nuestros músculos tienen memoria, pero no recuerdan tan rápido como queremos.

Como hemos dicho, volver al entrenamiento después de una lesión no es nada fácil, requiere constancia y mucha paciencia para no quemar el músculo, una vuelta temprana al entrenamiento, sin la debida recuperación previa podría tener graves consecuencias, como lesiones mucho más graves, sin posibilidad de recuperación, y por consiguiente sin posibilidad de volver a entrenar. Es mucho mejor una recuperación lenta a una vida entera sin entrenamiento. En este aspecto, la motivación es algo que nos ayudará bastante.

Lo mas importante es disfrutar del entrenamiento y olvidarnos de las medias que hacíamos antes, no lo olvides DISFRUTA, que ya has estado bastante tiempo parado.

La alimentación correcta

Seguramente ya das por sentado que tu alimentación debe seguir siendo como antes, y tienes mucha razón, ya que además de lo que pueda recomendarte el medico, tu comida debe seguir siendoequilibrada para poder dar energía a tu cuerpo y mantener la recuperación poco a poco. Aun así, se recomienda ingerir una cantidad mayor de calorías diariamente para fortalecer el entrenamiento. Es indispensable darle a nuestro cuerpo más líquidos de lo que solíamos, porque al entrenar perderemos una mayor cantidad de líquidos.

Para terminar, es prudente hablar de las carreras: No es conveniente apuntarnos a ninguna marcha sin antes sentirnos totalmente a gusto con nuestro cuerpo y nuestro entrenamiento; esto no lo decidirá el tiempo que tengamos entrenando después de la recuperación, más bien, el factor decisivo estará en cómo nos sentimos con nosotros mismos. De igual manera, hay que decir que la motivación no se debe perder por más cuesta arriba que se vea la situación: hay que tener en cuenta el tiempo que estuvimos sin entrenar.

Aún con esto, en ocasiones se ha visto que después de una recuperación, el nivel deportivo alcanzado es mucho mayor por la regeneración del cuerpo. Paciencia y constancia son las claves para el éxito.