Tras el empate ante la Ponferradina, desde SPORTHUESCA.COM se planetó la cuestión de si la SD Huesca debe jugar con trivote en el centro del campo o no para ser más consistente.
Bambock sustituye a Camacho frente a la Ponferradina | Foto: C.Pascual
Bambock sustituye a Camacho frente a la Ponferradina | Foto: C.Pascual

Todo radica en Bambock. El franco-camerunés sustituyó a Camacho en el último partido liguero y se colocó en el centro del campo del conjunto azulgrana. De ese modo, los de Tevenet formaron en un 4-3-3 (con tres centrocampistas): Manolo fue el pivote único y Bambock y Fran Mérida los interiores derecho e izquierdo, respectivamente.

La SD Huesca juega de inicio con un 4-2-3-1 y Manolo y Mérida son los centrocampistas titulares. Es el propio Bambock ese jugador número ’12’ al que recurrir en caso de necesidad: o bien hace pareja con el cordobés en el doble pivote o se coloca de interior, como ocurrió frente a la Ponferradina, y eso implica cambiar el sistema.

Jugar con dos interiores supone sacrificar a un mediapunta. No obstante, significa tener el mismo número de jugadores por dentro (3). Si Mérida y Manolo son el eje de la medular, Camacho (o cualquier otro en su lugar) actúa como mediapunta. En el caso que participe el franco-camerunés, Mérida puede asumir ese rol por delante del doble pivote o que el conjunto oscense pase al 4-3-3.

Manolo siempre está, y ha de estar. Fran Mérida representa lo que es jugar con un centrocampista que actúa de enganche entre la zaga y tres cuartos. Es lógico, pues, utilizar a un futbolista como Bambock cuando se está ganando un partido para ganar más consistencia por dentro y protegerse, a pesar de que pierdas cierta fluidez con el esférico.

¿Qué significa ‘trivote’?

El término ‘trivote’ hace referencia, como la propia palabra indica, a tres pivotes. Entonces, jugar con trivote significa usar a tres futbolistas que sean pivotes o cumplan dicho perfil para el centro del campo. El verdadero trivote de la SD Huesca sería el compuesto por Manolo, Bambock y Ros (siempre en 4-3-3 para que tenga validez). Ya la utilización de Fran Mérida en él hace que el término ‘trivote’ pierda su esencia original.

Sin embargo, es correcto utilizarlo si al menos dos de los tres futbolistas son pivotes o cumplen un perfil defensivo. Por eso, que Bambock participe en el centro del campo del conjunto azulgrana (dando por hecho que Manolo juegue) supone que se describa esa medular con ese calificativo.

Un 65% de los votantes piensa que el Huesca no necesita el trivote para ser más consistente. El 35% restante piensa lo contrario. La SD Huesca no encaja más ni gana menos por jugar con un sistema u otro. Tan sólo importan los futbolistas a los que Tevenet alinee y la función que estos lleven a cabo en el terreno de juego. ¿El trivote? Sí, pero como necesidad a la hora de protegerse, nunca como imposición ni idea de partida sobre la que actuar.

.