Segundo día de competición en Mallorca para Jorge Arcas. Participó de la fuga en el Trofeo Pollença-Andratx. Victoria apurada para Bambrilla del Etixx-Quick Step.
Selfie pre-podium: Stybar, Kwiatkowski y Bambrilla | Foto: Kwiatkowski
Selfie pre-podium: Stybar, Kwiatkowski y Bambrilla | Foto: Kwiatkowski

Segundo día de competición en la Challenge de Mallorca y Jorge Arcas ya sabe lo que es meterse en una escapada. Este hecho que puede hablar mucho y bien del desparpajo y las ganas de agradar de un joven neoprofesional, seguramente obedece más al planteamiento de su director, ya que tanto el serrablés como su compañero de equipo, el italiano Giovanni Visconti, formaron parte de la gran fuga del día más de cara a un posible trabajo en la parte final de la carrera en favor de su líder que para intentar buscar la victoria. Y es que hoy el líder del Movistar era Alejandro Valverde, y ya se sabe que el murciano es caballo ganador en cualquier mes del año.

No es ningún secreto que las carreteras mallorquinas no son las más propicias para establecer un control riguroso de la carrera por parte de los equipos de los velocistas, pero pese a sus estrecheces y a sus constantes cambio de desnivel, la numerosa fuga del día en la que Arcas consumía kilómetros nunca tuvo visos de llegar a buen puerto. Para eso estaban los Dimension Data, los Lotto o los Sky. Establecían un control férreo de la carrera al cual desafió de lejos un italiano, Gianluca Bambrilla, hasta ahora más famoso por su pelea con Ivan Rovny que por sus triunfos, la cual le costó su expulsión de La Vuelta del 2014. Se fue en solitario al pasar por el alto de Galilea, decidido en busca de la meta de Andratx, a la cual llegó apurando sus dos últimos segundos de ventaja por delante de las ruedas de Kwiatkowski y Stybar. Y por detrás ya se sabe, los Dimension Data, los Lotto y los Sky.

Jorge Arcas terminó en una meritoria vigesimocuarta posición, entrando a tan sólo 49″ del vencedor, curiosamente en un trio junto a su compañero Dayer Quintana (antes en el Lizarte y ahora en el Movistar) y al belga Jasper Stuyven, ciclista del Trek con el que el verano pasado entrenó por las carreteras del Alto Gállego.

Mañana sábado se disputa el Trofeo Serra de Tramuntana, el más duro de los cuatro con hasta seis dificultades montañosas de tercera y segunda categoría. Veremos si el de Sabiñánigo es de la partida, ya que sin duda sería interesante verlo en un día en el que la batalla entre los grandes está asegurada.