Serbia - España | Foto: FEDH
El equipo español mostró un gran nivel durante todo el Campeonato Preolímpico de hockey hielo que finalizó con el partido definitivo entre los anfitriones y Serbia, selección que acabó llevándose la victoria por 5 a 3 clasificándose de esta forma para la siguiente ronda clasificatoria.
Carbonell (MVP del partido) hablando para los medios. | Foto: FEDH
Carbonell (MVP del partido) hablando para los medios. | Foto: FEDH

Con un Francisco Fernández Ochoa a rebosar, comenzaba el primer Preolímpico de la historia de hockey hielo masculino en España, en la localidad de Valdemoro donde se reunían las selecciones provenientes de China, Islandia, Serbia y la anfitriona España, todas con el objetivo de conseguir la primera plaza para pasar a la siguiente ronda de los preolímpicos.

Con semejante escenario, la selección española no decepcionó goleando a China por 10-1; y es que cuando apenas habían transcurrido los primeros siete minutos de juego, Ignacio Solorzano y Adrián Ubieto estrenaban el marcador. El segundo tiempo fue un recital, ya que cuando ni si quiera dio tiempo al público a sentarse en sus asientos, Anglés y Puyuelo, marcaban el tercero y el cuarto a China, que se encontró en ataque con un Ander Alcaine impecable, ya que el jacetano paró 5 de los 6 disparos que recibió.  El festival continuó con el quinto del jugador del Club Hielo Jaca, Alejandro Carbonell -quien sería nombrado MVP del encuentro- y, tras el gol de la honra por parte del rival (5-1), Muñoz, Vea y de nuevo Solorzano ampliaron a 8-1. En los últimos 20 minutos Muñoz y Fuentes dejaron el 10-1 definitivo.

Mientras tanto, Islandia rascaba un punto a Serbia al conseguir empatar 4-4 en el tiempo reglamentario y cediendo posteriormente en la tanda de penaltis. Los de Luciano Basile se colocaba líder en solitario con 3 puntos frente a los 2 de los Serbios, el gran enfrentamiento ante el conjunto asiático despertaba aires de ánimos y esperanzas entre las filas españolas.

Victoria y a soñar

España - Islandia | Foto: FEDH
España – Islandia | Foto: FEDH

El sábado 7 llegaba la segunda jornada, España e Islandia se veían las caras en un partido en el que el perdedor se quedaría prácticamente fuera de la competición. La cosa no empezaba bien para los españoles, ya que un gol tempranero en el minuto 3 de la primera parte, enfriaba los ánimos en el Francisco Fernández Ochoa. Sin embargo, Pablo Muñoz lograba el empate en el minuto 10 para devolver la estabilidad a una plantilla que necesitaba recuperar la confianza. Y así lo hicieron; poco a poco el juego de los anfitriones mejoró, y Alfonso García hacía el segundo en el minuto 14.

El segundo tiempo traería otro jarro de agua fría por parte de los islandeses que volvían a marcar en los primeros compases del partido, empatando el encuentro. A partir de ahí España volvió a mostrar un juego serio, de forma que acabó reflejándose en el electrónico, gracias a los goles de Alejandro Pedraz y Pol González. El último periodo fue uno de los más intensos en el que ambos equipos se emplearon fuerte para defender su portería, a pesar de ello Islandia marcaba en el 48 y España sentenciaba a 6 minutos del final dejando el 5-3 definitivo.

Como alimentar a un cerdo para llevarlo al matadero

Con las taquillas agotadas, comenzaba el último partido de la fase eliminatoria Preolímpica de Hockey Hielo. No era un encuentro cualquiera, era la final, el choque que decidiría si la favorita Serbia cumplía con su papel y pasaba de ronda, o si, por lo contrario, era España quien daría la campanada clasificándose para la siguiente ronda por primera vez en su historia.

Serbia - España | Foto: FEDH
Serbia – España | Foto: FEDH

La primera parte comenzó con una selección española muy intensa y decidida que dominaba claramente sobre la pista y evitaba con solvencia cualquier aproximación del rival. En un momento en el que los jugadores serbios se encontraban en mitad de los cambios, descuidando el juego que se estaba llevando a cabo sobre el hielo, el jugador del CH Jaca, Guillermo Betrán, se aprovechó con un disparo lejano muy ajustado que hacía el primer tanto de la noche. Un gol de ventaja estaba bien para cerrar el primer periodo, por eso el 2-0 a falta de dos minutos para el descanso por parte de Patrick Fuentes hizo estallar a todos los aficionados españoles que se encontraba en el pabellón.

Lo que estaba ocurriendo era todo un sueño; sí, se podía ganar a Serbia, la clasificación para la siguiente ronda no era ninguna utopía. Sin embargo, el segundo tiempo trajo consigo la debacle amarilla, pues el equipo serbio logró empatar con dos goles de Dimitrije Filipovic, situación que bajó los ánimos de la selección española. Luciano Basile tenía la difícil pero importante tarea de levantar a su equipo, el último tercio lo decidiría todo.

El tercer tiempo comenzaba con dominio balcánico que no tardaría en encontrar el gol para dar la vuelta al electrónico con un remate de Popravka que se coló por debajo de las piernas de Ander. Los nervios se apoderaban progresivamente de España que, cuando las esperanzas disminuían por momentos, consiguió el empate a 3 al aprovecharse de un regalo del guardameta serbio. Aun así, el tanto de Alejandro Pedraz no sirvió de mucho; en los últimos compases del partido, la suerte no acompañó al equipo español y Nilovanovic en el 57 y Brkusanin posteriormente a puerta vacía, silenciando a la grada, ponían el 5-3 definitivo. Se escapa la oportunidad a España, pero con la cabeza alta, pues es un equipo joven (solo hay que mirar los jugadores jaqueses para darse cuenta de ello), el nivel va aumentando, los resultados llegarán.