David Mainz e Íñigo Ros entrenaron con prudencia el lunes en la primera sesión de la semana tras la victoria frente al Conquense. Ambos jugadores fueron sustituidos durante el partido por Pallarés y Scardina respectivamente.
David Mainz durante el partido frente al Conquense | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
David Mainz durante el partido frente al Conquense | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

El partido frente al Conquense les pasó factura a Mainz y Ros. Los dos futbolistas no pudieron finalizar el encuentro por sendas molestias, aunque todo parece indicar que podrán estar disponibles para visitar este domingo al Trival Valderas. El delantero aragonés fue el primero que abandonó el campo cuando se cumplía la hora de partido. La referencia en ataque del Huesca se retiraba al banquillo para que ingresara en el verde Pablo Pallarés. A priori parecía una decisión técnica, motivada por la ventaja en el marcador y la necesidad de otorgar minutos de confianza al otro ariete. Más tarde su supo que el jugador se retiró al banquillo aquejado de una sobrecarga muscular.

Íñigo Ros tampoco pudo finalizar el partido frente al colista después de recibir un golpe fortuito en su rótula dentro del área rival que le impedía continuar en el rectángulo de juego. Tevenet retiró al centrocampista navarro a falta de 5 minutos para finalizar el choque y dio entrada a Scardina, que se colocó junto a Rojas en el centro de la defensa reubicando a Carlos David junto a Manuel Sánchez en el doble pivote.

Ambos futbolistas entrenaron el lunes a un ritmo menor que el de sus compañeros en la sesión de recuperación que habitúa a realizar el equipo el día posterior al partido.