Juan Antonio Anquela dirigió una sesión de entrenamiento en el IES Pirámide en la que pudo contar con el ariete Jonathan Moya, que se vistió ayer de corto tras más de diez días en Costa Rica por problemas burocráticos. También el preparador del Huesca contó con Dani Benítez, que por la tarde dejaba de estar a prueba en el club oscense.
moya-slider
El costarricense Jonathan Moya | Foto: LFP

Moya regresó a la capital altoaragonesa para entrenar con el Huesca tras el parón navideño 12 días después que el resto de sus compañeros. En esta sesión de entrenamiento ya no estuvo el cordobés Manolo Sánchez, cuya rescisión de contrato se hacía pública ayer a primera hora de la mañana. El que estuvo a las órdenes de Anquela por primera y última vez en Huesca fue Dani Benítez, que por la tarde rompía su periodo de prueba con el club oscense.

Para preparar el partido del domingo contra el Club Atlético Osasuna, Anquela no pudo contar con Óscar Ramírez ni con Carlos Calvo, ya que estuvieron entrenando al margen de sus compañeros debido a unas molestias. El resto de los futbolistas entrenaron al mismo nivel, incluido Christian Fernández, que causó baja en Zaragoza por unas molestias que ya han desparecido y para la cita de este fin de semana está totalmente recuperado.

Hoy la plantilla azulgrana tendrá nueva sesión de trabajo también en el IES Pirámide a las 11:00 horas. Esta será la última antes del partido del domingo frente al CA Osasuna.