Rodrigo Corrales, Álvaro Ruiz, Carlos Molina y Joan Saubich. Los cuatro volverán a compartir equipo y esta vez con el escudo de España en su elástica. Los cuatro han sido convocados por Manolo Cadenas para la absoluta y los cuatro jugaron en el BM Huesca. Sin duda, un orgullo.
Rodrigo Corrales, defendiendo los colores del Bada Huesca | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Rodrigo Corrales, defendiendo los colores del Bada Huesca | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

En su corta historia, el balonmano oscense labra un camino que le lleva a ser equipo de referencia en la Asobal. Es cierto que la crisis económica azotó con fiereza a este deporte, que lo despojó de muy buenos jugadores e incluso de técnicos que buscaron el calor de ligas con más poder económico. Pero la crisis ha sido igual para todos. Solo el Barça se libra de la quema. Los demás se las han tenido que ingeniar y dar oportunidades a jóvenes valores.

La crisis siempre es un terreno abonado a las oportunidades. La calidad que atesoran los cuatro exHuesca les hubiera llevado, quizá, a la selección, pero igual no. El mercado, la situación de una Asobal con los cimientos muy tocados obligó, y obliga, a buscar mucho por todos los rincones de España, a hacer prospecciones a la búsqueda de jugadores con calidad y con hambre por triunfar. Y, también, a saber que muy posiblemente la Asobal es, hoy por hoy, una fábrica para formar jugadores con destino a competiciones con más poder económico. España no tendrá tipos tan grandes y potentes como hay en otras ligas. Pero sí tiene magisterio. Sí tiene una pirámide que se sustenta sobre una sólida base donde  formar jugadores.

Huesca tiene ese rol de ofrecer balonmano de primera línea en la competición doméstica que se sustenta gracias a una economía sujeta con alfileres. Saber que es un club de paso donde combina la veteranía de algunos jugadores con savia nueva le da un equilibrio perfecto para ser club de referencia. Manolo Cadenas ha puesto a cuatro exHuesca en su lista, habrá que seguir en la línea marcada para que no sean los únicos. Que jugadores militando en el BM Huesca lo hagan también en la selección regular –ya lo hicieron Corrales y Molina- de forma regular será hacer realidad lo que no hace tantos años se antojó como un imposible.