Guillermo Arenas da instrucciones a los suyos en un partido | Foto: C.Pascual
Guillermo Arenas ha comparecido rueda de prensa ante el importante partido de este viernes (21.00) donde el Magia Huesca se juega en el Palacio de los Deportes la permanencia en LEB Oro ante un Cáceres que tan solo se juega la profesionalidad.

Más que por sus palabras, por su forma de expresarlas. Guillermo Arenas ha comparecido esta mañana en rueda de prensa para poner voz a la situación del Magia Huesca ante uno de los partidos más importantes de su historia reciente. Ya se sabe el viejo aforismo deportivo de que es más difícil mantenerse que llegar. Y el histórico CB Peñas debe ganar el último partido de liga para alejarse del caos, del descenso, para salir la próxima temporada en LEB Oro. Además, esta es la temporada en la que cumple sus 40 años de historia y nadie quiere ponerse en lo peor.

Se quiere rodear el partido de este viernes contra el Cáceres de toda atmósfera propicia para vivir una tarde-noche de las de antes. Se trabaja para conseguir una grada con color y calor. La apuesta es clara: los jugadores sobre el parquet dándolo todo y una afición como sexto jugador. Todo para que Cáceres sea el invitado a la fiesta. Y Guillermo Arenas advierte: “Son deportistas, profesionales y van a venir a jugar un partido y a querer ganarlo”.

La mejor baza del equipo que capitanea Jorge Lafuente es que dependen solo y exclusivamente de ellos. La victoria alejará cualquier fantasma. No tendrán que estar pendiente de las redes sociales para ver qué es lo que hace Calzados Robusta. Si alguien debe tener nervios es el equipo riojano. Deben ganar y que Magia Huesca pierda. Puestos a buscar una buena situación ante un final de liga como este lo mejor es depender de su propio baloncesto.

Arenas compareció en la rueda de prensa consciente de lo que hay en juego y en un brochazo completamente subjetivo con menos tensión que en la previa a la cita contra los riojanos en Logroño. Insistido en que Cáceres “va a venir a competir”, en que “no nos va a regalar nada” y subrayó que es preferible el “exceso de ganas e intensidad” que cose en estos momentos a su equipo que lo contrario.

El preparador del Magia Huesca deslizó que varios de sus chicos iniciaron la semana de entrenamientos con distintos problemas físicos, pero no desveló más. Los presentó como un todo, como un bloque dispuesto a conseguir una victoria que dé una permanencia. También tiró de cabeza fría. Sabe que el corazón no basta para ganar a un Cáceres con un baloncesto equilibrado. Tocará aplicar táctica. Conjugar músculo y mente para conseguir una victoria ante una afición de la que espera que presente la mejor entrada de la temporada.