Vídeo de Cecilia Buil y compañeros de expedición en la búsqueda del hielo neozelandés. Fuente: Vimeo

A Cecilia Buil tan solo le queda buscar nuevas vías de hielo en Norteamérica y Europa para cerrar su proyecto ‘Huellas on ice’. Acaba de tachar Nueva Zelanda. En el bucólico país de Frodo ha firmado su última aventura. Los golosos paisajes del Señor de los Anillos siempre han atraído a los amantes de la naturaleza salvaje. Eso sí, la tierra de sir Edmund Hillary es dura, agreste. Y donde estuvo Cecilia y el equipo con el que compartió aventura muy alejado de paisajes de postal de muchos documentales ya que estuvo marcado por el mal tiempo, excesivo calor en el invierno austral y malas condiciones meteorológicas en general. “Lo he tachado del proyecto ‘Huellas on ice’ y no creo que vuelva a ir allí”, afirma con amplia sonrisa la escaladora oscense como resumen de lo vivido durante casi un mes. El mal tiempo marcó el viaje en el que se embarcó en compañía de la mexicana Ixchel Foord y la americana Janette Heung, David Nieto, Pablo Cabrera –cámara y fotógrafo- y Alejandro Ibarra.

‘Huellas on ice’ arrancó en agosto de 2014. Surgió como una versión en hielo del proyecto Huellas. Hace un par de años hizo dos aperturas seguidas con Anna Torretta lo que le hizo variar la propuesta de origen por una visita a todos los continentes con el objetivo de abrir una nueva vía en hielo y en cada uno de ellos. En su mochila tiene ya ‘La Gioconda’, en el valle de Marmolejo (Chile), ANAtoLIA (Turquía) y ‘Fanáticos del hielo (Sudáfrica).

En Nueva Zelanda ha estado en el sur, a unas dos horas de Queenstown, una zona conocida por su estación de esquí y la práctica de deportes de aventura. La cercanía del mar ha tallado una orografía espectacular, con fiordos profundos, pero se encontraron un invierno sin frío. Con muchas cascadas, sí, pero solo de agua. “Una vez que estuvimos allí y en el túnel Homer nos fuimos a la zona de Cook –la montaña más alta de Nueva Zelanda con 3.724 metros sobre el nivel del mar- donde encontramos algo. Dado lo que hicimos el resto del mes nos quedamos satisfechos”, relata.

La búsqueda del hielo neozelandés ha sido una constante. En el Cook consiguieron abrir una vía de 190 metros en un día de actividad ya que las altas temperaturas no permitieron mucho más. Para cerrar ‘Huellas on ice’, Europa será el último lugar donde encontrar una apertura. Es un terreno trillado, pero al tratarse de hielo, el abanico está abierto a la sorpresa. En Nortemérica será en Canadá o Alaska. “Ixchel, que va mucho a Canadá, tiene alguna línea mirada, aunque es más fácil que en Alaska donde la logística siempre es más complicada”, señala. Si este invierno en el Hemisferio Norte es óptimo buscará cerrar el proyecto.

La escaladora oscense, además, también ha mudado de empresas patrocinadoras. En este caso son Patagonia, Petzl, Boreal, Hyperlite y Cèbè, además de las tradicionales de Saint Lary y Huesca La Magia, quienes le dan el soporte necesario para hacer posible sus expediciones.