Fotomontaje: sporthuesca.com
El conjunto monegrino se juega este domingo el pase de eliminatoria en su camino de ascenso a la Segunda División ‘B’.
Fotomontaje: sporthuesca.com
Fotomontaje: sporthuesca.com

Tras el empate a uno conseguido el pasado fin de semana en El Carmen, el CD Sariñena juega el domingo a partir de las 19:00 horas frente al CD Quintanar del Rey, la vuelta de la primera eliminatoria por el ascenso a la categoría de bronce del fútbol español. Los de David Navarro deberán desplazarse hasta la provincia de Cuenca con la clara premisa de anotar al menos un gol que fuerce el juego del conjunto local. En este tipo de eliminatorias, los goles fuera de casa valen doble. El empate a uno cedido en tierras monegrinas obliga a marcar al menos un gol.

El presidente del club oscense es optimista de cara al choque y que cree que pese a lo desfavorable del resultado de la ida, el Sariñena tiene, por potencial, opciones de superar la ronda. De conseguir la victoria o el empate por más de dos goles, los monegrinos deberán afrontar dos eliminatorias más (a doble partido) ante sendos rivales antes de regresar a la Segunda ‘B’.

Navarro comentaba sus sensaciones en los días previos al choque: “Tengo ganas de que llegue el domingo, se está haciendo la semana muy larga. El empate a uno en casa no es un buen resultado”. En cuanto al partido de ida, el míster cree que pudo haber cambiado el signo: “Los últimos 20 minutos del partido de ida llegamos muy intensos, les generemos cinco ocasiones de gol muy claras a lo que hay que unir el gol mal anulado”.

En cuanto al partido prevé un escenario muy diferente al del pasado domingo en El Carmen: “Sabemos que el partido no va a tener nada que ver por las dimensiones y la superficie del terreno de su campo. Nosotros tenemos que verlo como algo positivo y bonito de vivir e intentar ganar el partido a través de sufrir, de compañerismo y de un buen trabajo en equipo para traernos el triunfo y la eliminatoria”.

El Sariñena partirá el sábado a las 14:00 hacía tierras conquenses quedando concentrado en un hotel de Albacete. El técnico podrá contar con toda la plantilla a excepción de Dani Mir y Joshua Zapata que arrastran sendos traumatismos por golpes.