El pasado viernes tras la conclusión del partido y la posterior fiesta que la directiva oscense organizó para despedirse del Peñas, se apagaron las luces del Palacio y se dio comienzo un largo periodo de incertidumbre.
Quim Costa, técnico penista | Foto: sporthuesca.com
Quim Costa, técnico penista | Foto: sporthuesca.com

Se ponía fin a una corta pero intensa temporada en la que el principal objetivo de mantener al equipo en Leb Oro se ha conseguido. El objetivo inicial que flotaba en la mente de todos; aficionados, directiva y cuerpo técnico, era conseguir entrar en el ‘playoff’ de ascenso a ACB. Finalmente no se logró.

La última rueda de prensa de Quim Costa sirvió para despachar de manera clara y remarcar a algunos jugadores de la plantilla que no habían rendido al nivel esperado. La seriedad y contundencia de las declaraciones han hecho que una revista del nivel de Gigantes se haga eco de la noticia publicada en SPORTHUESCA.com

Ahora que ya ha finiquitado la competición es momento por tanto de hacer balance y resumen de lo acaecido en el curso y las claves del mismo. Los fichajes realizados en verano y la confección del equipo nos hacían presagiar una temporada en la que la juventud haría disfrutar a los espectadores mediante el juego vistoso de algunas de las más firmes promesas del baloncesto nacional.

Pero desde el inicio de la temporada las cosas no funcionaron como se esperaba, uno de los fichajes más “veteranos” como Orupke, que estaba llamado a dominar la pintura, tardó en incorporarse a las filas por problemas burocráticos, siendo el primer contratiempo de la campaña.

Falta de progresión de los jugadores

Hart, Brizuela y Josep Pérez en el partido frente al Breogán. |Imagen:sporthuesca.com (C.Pascual)
Hart, Brizuela y Josep Pérez en el partido frente al Breogán | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

El difícil calendario hizo que el equipo encadenara una serie de derrotas en los primeros partidos. Tras esto llegaría la primera victoria del Peñas. El equipo entró en una buena racha de partidos ganados en casa, pero seguía sin carburar lejos del Palacio. Se cerró la primera vuelta de Leb Oro sin ganar a domicilio.

Después, el Dios del baloncesto dio la espalda al equipo oscense y comenzó el rosario de lesiones: Hart, Brizuela y Pérez llenaron la enfermería lo que hizo llegar a jugar partidos con solo 7 efectivos. Esto motivó a la directiva ha realizar tres fichajes como Kamperidis, Van Oostrum y Koch con diferente rendimiento a lo largo de los meses que han estado en Huesca.

En definitiva, una temporada muy corta en el tiempo, con una plantilla de la que se esperaba un inicio complicado, debido a su juventud, pero con un gran progresión por delante. Esa progresión de los jugadores no se ha producido en todo el año. Estancamiento es la palabra exacta que puede usarse para la situación. Quim Costa no ha sabido transmitir todos sus conocimientos y sacar el mayor rendimiento como hizo con Costa, Grigonis u Oriola, que llegaron a Huesca siendo unos jugadores sin nombre y ahora disputan la Liga Endesa.

Despedida de la directiva

Por todo lo analizado, lo mejor del curso ha sido conseguir en lo deportivo el merecimiento de estar una temporada más en la segunda categoría del baloncesto español. Ahora comienza lo verdaderamente importante, a la par que difícil para Peñas. Continuar una temporada más en Leb Oro mirando a los despachos, que se haga realidad una candidatura para las elecciones y una posterior directiva que tome el relevo de Rincón, Ortas, Freire y compañía.