El equipo peñista completa uno de sus partidos más desacertados del año y cae ante un Orense superior. Los de Quim Costa, muy imprecisos en ataque en los últimos dos cuartos, nunca dieron sensación de vencer y centraron su juego en arreones puntuales. El público peñista acompañó al equipo aún siendo día del club y calentó el pabellón en momentos tensos. Pese al tropiezo, el ‘playoff’ está a tiro a falta de dos jornadas para que finalice la liga regular. || FOTOS DEL PARTIDO.

Desde el comienzo el CB Orense tomó pequeñas ventajas. Los gallegos, gracias a bloqueos directos e indirectos, se mostraban más cómodos sobre el parqué del Palacio y el Peñas sufría sobremanera para defender. Los líderes de los orensanos eran Rivero, que sabía leer el partido a la perfección, y Zamora, que era un martillo pilón desde el perímetro. Con 15-26 se llegaba al final del primer cuarto.

Cristian Díaz en un momento del partido / Foto: C.Pascual

En el segundo los de Costa trataron de apretar en defensa y buscar más velocidad en ataque. De ese modo, a la vez que los peñistas recortaban en el marcador, Orense se sentía más incómodo. Con dos buenas parciales para los locales, el electrónico se igualaba y se llegaba al descanso con un 40-41 que dejaba todo por decidir.

Tras la reanudación, cinco minutos tardó el Peñas en perder la claridad de ideas y dejar en bandeja al Orense el partido. Quizás la presión de jugar en casa y estar a las puertas de certificar el objetivo, nubló la mente de los pupilos de Costa, que veían como poco a poco los gallegos se escapaban. 44-43 a poco del ecuador del cuarto fue el último guarismo favorable a los verdiblancos, a partir de ahí el rival puso el acelerados. 51-56 arrancaba el definitivo periodo: mientras Peñas seguía impreciso, al Orense le entraba todo y se agotaba la opción de reacción. Finiquitado el partido, la emoción final estaba en el ‘basket average’.  Bordignon a falta de 5 segundos ponía al Peñas a seis y esa estadística (quizás decisiva al final de la liga) de lado pero un triple de nueve metros de Kapelan a tablero echaba por tierra también el ‘basket average’ para los oscenses.

Estadística

hhjjhj