Otro soberbio partido de Peñas se traduce en el segundo punto de la eliminatoria que se traslada a Huesca con una clara ventaja peñista de 0-2. Los de Costa encarrilaron el partido en el segundo cuarto con un gran Bordignon (23 puntos y 5 rebotes) y sólo sufrieron en el último sin peligrar el triunfo. Ahora esperan cerrar la ronda el próximo viernes en el Palacio de los Deportes con la afición verdiblanca de testigo.
Imagen durante el partido | Foto: Hugo Álvarez / OCB

Tras unos primeros instantes de partido donde se observó al equipo ovetense muy intenso y con ganas de revertir la imagen del primer partido, el Peñas pronto dio muestras de que la película iba a continuar por los mismos derroteros. Seriedad defensiva y claridad en ata que, sin precipitaciones y buscando siempre el mejor tiro. Cristian Díaz en la dirección se encargaba se suministrar balones con inteligencia y paciencia en ciertos momentos, a la vez que paraba al nigeriano Hearst. Y para anotar Bordignon era un constante azote para un cuadro asturiano que veía como poco a poco se marchaba el Peñas en el marcador. Al final del primer cuarto se llegaba con una ventaja de 7 puntos para los oscenses (12-19).

En el segundo los de Quim Costa mostraron su mejor cara; sobre el parqué del Pumarín fueron un rodillo. El islandés Steinarsson tomó la batuta manteniendo el gran criterio en ataque. El Peñas era mejor en casi todas la estadísticas: más robos, más acierto, menos pérdidas y además enchufados desde el perímetro con Colom y Bordignon como artilleros. Y Huskic en pintura también sobresalía, con omnipresencia del capitán Lafuente, un esfuerzo clave que apenas reflejan los números.

Tras dos minutos de la reanudación, un parcial de 8-2 para Oviedo obligó a Quim Costa a pedir un tiempo muerto. Bordignon rompió con un tiro de media distancia esa dinámica (34-44). En el resto del cuarto, mientras Oviedo tiraba más de corazón que de otra cosa, el Peñas logró siempre estar por encima de los diez puntos, con un Pardina sensacional encadenando varias acciones positivas en ataque (con dos triples y dos canastas). Además Bordignon cerraba el tercer periodo con otro triple psicológico para poner la máxima en el electrónico (45-63).

En el último el Peñas se relajó y propició que los asturianos soñaran con la remontada. De 18 puntos de ventaja se pasó a sólo 4 (65-69) a falta de menos de dos minutos. El base Steinarsson fue clave para cerrar el partido con un pase interceptado y un rebote que, a la postre, fueron definitivos para que el segundo punto de la eliminatoria no se escapara. El Peñas se trae a Huesca no sólo el factor cancha recuperado, sino casi la eliminatoria resuelta. A lo largo de los dos partidos ha demostrado ser mejor equipo y tener los conceptos de juego más definidos. Y es que, no en vano, se ha impuesto a los ovetenses en los cuatro partidos disputados este año. Ahora sólo falta lograr el definitivo punto este viernes en el Palacio para logar el pase a las semifinales por el ascenso a ACB.

Estadística del partido

estadistica oviedo peñas

 

  • Fernando Escartín

    ¡Bravo, Peñas!

    Temporada histórica, muy buen papel. Ánimo y a ganar la eliminatoria.

    El viernes, todo el mundo a animar, el pavellón espera.

    ¡Hala, Peñas!