Partido correspondiente al segundo encuentro de la final de ascenso a Liga Endesa que se disputa al mejor de cinco, nuevamente en el Javier Imbroda a las 19 horas. Encuentro dirigido por los colegiados URUÑUELA URUÑUELA, JUAN MANUEL – MENDOZA HOLGADO, ESPERANZA MARÍA.
Daniel Bordignon defendiendo a Pablo Almazán | Foto: CB Melilla
Daniel Bordignon defendiendo a Pablo Almazán | Foto: CB Melilla

Es la hora de los “leones verdes”, como les gusta denominarse a los jugadores de Peñas Huesca por su entrega en la pista, y de traer a Huesca el factor campo para sentenciar en casa tras un primer partido apretado donde CB Melilla pudo comprobar que con Peñas Huesca tiene un rival que le va a poner en muchos apuros, más de los que podía esperar.

Tras la derrota 86-81 del primer encuentro, el cuerpo técnico volvió a repetir la técnica de Burgos, con un trabajo psicológico para que los jugadores crean en una victoria en la cual han demostrado que confían como se puede ver a través de sus redes sociales, donde la ilusión del equipo y las ganas de victoria no han disminuido sino que han crecido más si cabe todavía.

Además de ello conocen cómo se va a comportar el rival ante los oscenses tras el primer envite, mejorando los aspectos que infligieron la primera derrota, y aumentando la concentración que en algunos momentos puntuales del partido faltó, pero sabiendo que buena parte de aquel encuentro es la línea a seguir para traer una victoria a Huesca.

Qué hay que mejorar

Como dijo Quim Costa, el equipo se tiene que comportar como tal, dado que individualmente CB Melilla es un equipo superior con el triple de presupuesto que Peñas Huesca, lo que les hacer tener mejores jugadores que en el aspecto individual son mejores, por ello la guerra cuerpo a cuerpo no interesa, y el trabajo colectivo es el secreto del triunfo de los oscenses tal y como ha ocurrido en estos playoffs y a lo largo de la temporada.

Buscar marcar el ritmo de partido, CB Melilla se siente más cómodo en estático, con su bloqueo directo desde la frontal que les da una gran cantidad de puntos que hay que frenar, pero en ataque hay que correr, para que sus hombres se ahoguen y puedan pensar menos en ataque, dado que un ritmo alegre es lo que le conviene a Peñas Huesca, cuyas piernas más jóvenes recuperan antes y se cansan más tarde, teniendo en cuenta además que Melilla acaba este domingo con una semana muy intensa tras 5 partidos en 9 días, algo que podrían acusar.

La concentración es fundamental, mitigar al mínimo los errores y evitar puertas atrás y contrataques que dan canastas fáciles al rival, unos detalles que en partidos tan apretados son fundamentales para decantar el encuentro.

Y mantener la confianza, la serie es larga, el primer partido ha estado cerca, se han derrotado a rivales a priori superiores con el factor cancha en contra, y las ganas de vencer que ha habido durante todos los playoffs tienen que seguir intactas en todo momento.

Parar la dupla Suka – Sonseca

Sonseca en un lance del encuentro | Foto: CB Melilla
Sonseca en un lance del encuentro | Foto: CB Melilla

Estaban llamados a ser los hombres más importantes de CB Melilla, y así lo demostraron en el primer encuentro, si bien Marcos Suka-Umu no apareció hasta los instantes finales con unos tiros que dieron las rentas necesarias a los norteafricanos para llevarse la victoria, estando muy bien defendido a lo largo del choque, Eduardo Hernández-Sonseca fue un martillo pilón a lo largo de todo el encuentro que hizo la mayor valoración de un jugador en un partido en una final de LEB Oro, con canastas fáciles dentro de la zona que conseguía gracias a su mayor corpulencia y los aclarados de sus compañeros.

Cierto es que otros jugadores pueden aparecer con su calidad como Josep Franch, Asier Zengotitabengoa, Pablo Almazán o Brandon Edwards, dado que la lista de nombres en CB Melilla es infinita, pero plantear un partido incómodo a los que a priori son sus dos máximos baluartes ofensivos debería ser primordial, buscando nuevamente el desconcierto que se encontró en los primeros compases del primer partido de la final.