Primer partido de la final para el ascenso a ACB en tierras norteafricanas, y derrota de Peñas Huesca ante CB Melilla en un partido largo y muy combativo donde nunca se perdió la cara, acabando con la cabeza muy alta y con muchas esperanzas en esta eliminatoria que se prevee larga.
Edu Gatell machacando | Foto: Nuria Rioja
Edu Gatell machacando | Foto: Nuria Rioja

Partido de tu a tu entre CB Melilla y Peñas Huesca, donde en ningún momento las ventajas se fueron más allá de los 10 puntos, y que empezaba con un Peñas Huesca muy enchufado con un parcial de 0-7 a favor nada más empezar el encuentro que sería recortado al final del primer cuarto por el equipo local gracias al bloqueo y continuación de Edu Gatell para irnos 24-27 a favor con un Kris Davis demoledor que conseguía frenar a Marcos Suka-Umu y además otorgaba una gran cantidad de puntos al cuadro peñista.

En el segundo envite los de Alejandro Alcoba espabilaron y conseguían ponerse delante a falta de 7 minutos para el descanso con un acertado Asier Zentotitabengoa, pero Peñas Huesca más allá de venirse abajo sujetó el marcador y llegó al ecuador del partido con solamente dos puntos abajo, 43-41 a favor de los melillenses.

En el tercer cuarto el equipo local comenzaba mejor, pero Peñas Huesca no perdía la cara al encuentor e igualaba la contienda a mitad de periodo con un acertado Joan Partina, respetando las distancias hasta la conclusión del cuarto que terminaba con 63-61 a favor de CB Melilla, dejando todo por resolver para el periodo definitivo.

El cuarto volvía a empezar con dominio melillense, donde aparecía un Marcos Suka-Umu desaparecido hasta entonces que conseguía una renta de 7 puntos a favor para los norteafricanos a falta de 4:30 para el final del encuentro. No obstante un triple de Goran Huskic ponía a los oscenses a solo 3 puntos a falta de 2:30 para finalizar, que tenían un balón tras un robo después de saque de fondo para ponerse a 1 o 2 puntos a falta de 1 minuto, pero CB Melilla no perdonó los fallos oscenses, y de la mano de Eduardo Hernández-Sonseca, que fue un martillo pilón durante todo el partido, sentenciaban el encuentro y daban la primera victoria para los melillenses no sin apuros por 86-81.

Las Claves

Marcos Suka-Umu penetrando a canasta | Foto: Nuria Rioja
Marcos Suka-Umu penetrando a canasta | Foto: Nuria Rioja

Peñas Huesca jugó un gran partido, no permitiendo que el rival obtuviera grandes rentas, pudiendo recortar las mismas en todo momento y teniendo al alcance la victoria o ponerse por delante en el marcador en la mayor parte del partido, pero la clave estuvo en la pareja Marcos Suka-Umu y Eduardo Hernández-Sonseca, que en el caso del primero apareció en el último cuarto con unos triples y puntos fundamentales (acabó con 14 tantos, además de 6 rebotes y 10 asistencias) que dieron la diferencia, y en el caso del segundo haciendo mucho daño en la zona a lo largo de todo el encuentro, razón por la cual fue el MVP del partido con sus 23 puntos y 7 rebotes para 28 de valoración.

Tras este partido Peñas Huesca tiene que tratar de mejorar la defensa del bloqueo directo y continuación que tanto daño les ha hecho durante el partido con Edu Gatell y sobretodo con Eduardo Hernández-Sonseca, así como no dejar despertar a uno de sus hombres más importantes, como Marcos Suka-Umu, capaz de decidir un partido que está apretado, teniendo en cuenta igualmente los aclarados al poste bajo con el propio Sonseca o los 1 contra 1 que buscan con Josep Franch aprovechando su mayor envergadura o Marcos Suka-Umu con su calidad.

Por parte de Peñas Huesca el mejor del encuentro fue Kris Davis, con una gran primera mitad que le permitió acabar con 11 puntos y 17 de valoración, bien secundado por Goran Huskic con 15 puntos, Joan Pardina con 14 y Christian Díaz con 11, insuficientes no obstante para conseguir la victoria.

melillahuesca

  • Fernando Escartín

    Coincido con tu comentario, Luisle. Muy buen partido del Peñas, pero también excelente el de Melilla.

    Se jugó bien en general, en equipo, sin destacar excesivamente a lo largo de todo el partido ninguna de las individualidades y con el problema de las faltas de Bordignon, que para mí pasó algo desapercibido.

    En cambio, en el Melilla, Hernández Sonseca fue un contínuo mal de cabeza para nosotros con sus puntos, rebotes, mates… en fin una pesadilla. Imparable en el 1 contra 1, creo que Quim no quiso priorizar la defensa sobre él porque todos los jugadores pueden resolven y el madrileño cumplió un partido de ensueño.
    Pero no siempre será así, no cada partido estará pletórico (supongo que es lo que se esperaba ayer) ni el Melilla estará excelente. El Peñas estuvo muy bien en general, participaron todos y se hizo un buen trabajo. Seguimos siendo David contra Goliath, ellos saben lo que hacen, no bajan un ápice la intensidad pero nosotros tenemos nuestras armas.

    Como apunta Luisle, esto no ha hecho más que comenzar y se prevé una eliminatoria larga, competida, a cara de perro. Y estamos preparados, la mentalidad no ha de disminuir lo más mínimo y la confianza junto con el trabajo nos devolverán la oportunidad de estar, como mínimo, a su altura.

    Vamos Peñas, ánimo y adelante.