España sub 23 en Doha 2016 con Jaime Castrillo a la derecha | Foto: RFEC
Destacada actuación de Jaime Castrillo con la selección española en el Mundial de Doha. Una avería a 60 kilómetros de meta le obligó a un gran esfuerzo para volver al pelotón. Tras un gran relevo en cabeza se descolgó en el tramo final. Iván Cortina, séptimo, fue el primer español.

Ayer se disputaba en Doha la prueba en línea del Mundial para categoría sub 23. España, ese curioso equipo que por un lado lo ves de rojo y por otro de amarillo, llegaba a la cita con cinco jóvenes ciclistas, con el prometedor asturiano Iván García Cortina ejerciendo de jefe de filas y con el jacetano Jaime Castrillo también entre los seleccionados. El circuito preparado por los cataríes no beneficiaba en nada a los intereses españoles, y menos aún a los del jacetano, un ciclista que sonríe cuesta arriba. Pero pese a ello tampoco se les dio tan mal.

La prueba en sí tuvo poca historia, algo previsible en un circuito llano que transitaba por interminables avenidas y que está plagado de enormes rotondas. Una fuga fue la protagonista del día, primero con Eeckhoorn (Holanda), Bico (Portugal) y Gebrezgabiher (Eritrea), a los que más tarde se unirían el suizo Patrick Muller y el colombiano Bryan Gómez. A mitad de carrera también llegarían desde atrás para completar la fuga el norteamericano Gregory Daniel, Michael O´Loughlin de Irlanda, el ruandés Uwizeye y el impronunciable iraní Rajabikaboodcheshmeh. Juntos llegarían a gozar de más de tres minutos de diferencia, momento en que el pelotón decidió comenzar la caza.

Fue entonces, cuando el pelotón ya había puesto una marcha más, cuando la mala suerte visitó a Castrillo. Una pequeña avería con la cadena le hizo bajarse de la bicicleta para el sólo solventar el problema. Todos por televisión pudimos ser testigos de su desgraciado minuto de gloria. Cuando la cámara le dejó lo perdimos de vista pero imaginamos el brutal esfuerzo del jacetano para volver a la disciplina de un pelotón que entonces ya rodaba desbocado en busca de los metales. Pero para asombro de todos llegó, y llegó para volver a disfrutar de otro minuto de gloria. Esta vez fue para ponerse en cabeza del gran grupo en la penúltima vuelta y recortar casi medio minuto a los escapados en un duro relevo de dos kilómetros. Uno de los momentos de la carrera.

Desenlace del Mundial

Extenuado, Jaime Castrillo se descolgó habiéndose dejado todas sus fuerzas en acercar a Cortina al sprint final. Allí el asturiano, que a punto de cumplir los 21 viene del filial del Etixx y que dará el salto al World Tour en 2017 de la mano del nuevo Bahrein-Merida, finalizó en una brillante séptima posición en una línea de meta en cruzaba como vencedor el noruego Kristoffer Halvorsen, seguido del alemán Pascal Ackermann y del italiano Jakub Mareczo.

Por su parte, Jaime Castrillo se descolgó extenuado tras los esfuerzos que realizó tanto para conectar como para dar el relevo. Llegó en la posición 137, a 8:05 de Halvorsen, aunque eso es lo de menos. Su trabajo a lo largo del día fue fundamental para el buen resultado del equipo nacional, algo que agradecieron tanto el seleccionador Pascual Momparler como el propio Iván García Cortina. Y esto con 20 años, sin la experiencia de la que presumían muchos de los allí presentes y en un circuito que no se adaptaba al fino cuerpo del de Jaca. Al año que viene será la bella ciudad noruega de Bergen la que acoja el Mundial de ciclismo. Allí todo será distinto, sobre todo el circuito, la temperatura y el ambiente. Esperemos ver allí de nuevo a Jaime Castrillo (y a alguno más de los nuestros) tener más minutos de gloria.