Jorge Arcas | Foto: Movistar Team
Tras hacer este pasado domingo el Gran Premio Bruno Beghelli, Jorge Arcas disputará este martes la Tre Valli Varesine, clásica italiana que se disputa en la región lombarda. Nada se sabe de su participación en el resto de clásicas italianas de esta semana.

El pasado fin de semana Jorge Arcas y el grueso del Movistar viajaron hasta el norte de Italia para dar comienzo a una semana de clásicas previas a la gran cita del próximo sábado, Il Lombardia, la última de las grandes clásicas de la temporada. Luego está siempre el Mundial como colofón a la temporada ciclista, pero eso es otro tema bien distinto.

La serie de clásicas empezó con el Gran Premio Bruno Beghelli, una prueba en la que Jorge Arcas tuvo el honor de ser el primer Movistar en cruzar la línea de meta en un día en el que los ciclistas italianos fueron los que más hicieron por llevarse la victoria. Muestra de ello es que ocho de ellos entraron entre los diez primeros, algo bastante habitual en la mayoría de carreras italianas. El serrablés entro en un amplio grupo clasificando en el puesto 88 a 3’34” del vencedor, el italiano Nicola Ruffoni del Bardiani.

Ahora su próximo objetivo se llama Tre Valli Varesine. Será este martes y lo hará en compañía de Andrey Amador, Carlos Betancur, Richard Carapaz, Jonathan Castroviejo, Juanjo Lobato, Dayer Quintana y Giovanni Visconti. Este último junto al tico Andrey Amador serán las principales bazas de la escuadra telefónica, y para quienes tendrá que trabajar el de Sabiñánigo, en una cita de 193 kilómetros que presenta un circuito final en Varese nada complicado al que darán ocho vueltas y que seguro abrirá las opciones de triunfo a muchos equipos.

Lo que ocurra a partir del día siguiente todavía es una incógnita a estas horas en el seno de Movistar. Queda una plaza para la formación que presenten para la siempre complicada y disputada Milano-Torino del miércoles, pero es que el jueves se celebra el Gran Piemonte para el cual no hay de momento equipo confirmado. Y todo esto con la mirada puesta en el horizonte de Il Lombardía, el primero de octubre, el gran fin de fiesta para una semana de carreras por Italia.