Pacheco con Samu en El Alcoraz | Foto: LFP
Dani Pacheco ingresó al terreno de juego durante la segunda mitad y pese al resultado adverso que sufría el equipo local, la afición del Alcoraz recibió con aplausos al que fue su jugador durante la temporada 2012-2013.
Dani Pacheco presiona a Samu Sáiz | Foto: laliga.es
Dani Pacheco presiona a Samu Sáiz | Foto: laliga.es

Corría el minuto 71 en El Alcoraz. La Sociedad Deportiva Huesca perdía entonces 0-3 frente al Deportivo Alavés y todo hacía presagiar que iba a ser un regreso amargo a la Segunda División tras dos años peleando en Segunda División ‘B’ por alcanzar el sueño de jugar frente a equipos como el vitoriano en el fútbol de plata. Pepe Bordalás, técnico visitante, decidía retirar del campo a Facundo Guichón, autor del tercer tanto babazorro, para dar entrada a Dani Pacheco. El jugador malagueño, que reforzó la entidad vasca este verano, debutaba en la Liga Adelante con su nuevo equipo en un estadio que le vio defender sus colores tiempo atrás.

Pese a ir con el marcador muy en contra y por aquel entonces sin apreciar en el equipo el cambio de actitud que posteriormente propició acabar el partido 2-3, El Alcoraz dio muestras de deportividad y tras silbar a un Facundo Guichón que se despidió con aplausos irónicos, recibió a Pacheco con una cálida ovación. Esta era la primera vez que Dani Pacheco volvía a pisar El Alcoraz tras el descenso del equipo oscense al fútbol de bronce.

Dani Pacheco perteneció a la Sociedad Deportiva Huesca en 2013, la temporada que trágicamente finalizó con el descenso a Segunda División. Cedido por el Liverpool, Pacheco jugó 19 partidos y anotó 5 goles, pero dejó un recuerdo imborrable en la afición oscense, agradecida con quien lo merece. Tras el descenso a Segunda ‘B’ se pudo ver en redes sociales como Pacheco seguía atento la actualidad del club oscense. Al acabar el encuentro, Dani puso en Twitter: “Primeros 3 puntos en un campo especial. Gracias a toda la gente desplazada. Y gracias por el recibimiento a la gente de Huesca“.

Con poco más de quince minutos sobre el verde tuvo tiempo para anotar el 2-4 tras un mal despeje de Leo Franco que le llevó al balcón del área, pero su disparo cruzado se fue desviado de la meta azulgrana y con esa acción finalizó el partido.

.