Carlos Molina con la camiseta del Naturhouse |Foto: Fernando Álvarez
El equipo franjivino prepara su último compromiso liguero antes de afrontar un mes intenso en el que los riojanos buscaran meterse en los octavos de final de la Champions League. El ex-jugador del Bada Huesca, Jorge Molina, regresa a la que fue su casa las últimas temporadas.
Natourhouse La rioja
Partido del Naturhouse frente al Frigoríficos Morrazo | Foto: Naturhouse La Rioja

El Naturhouse La Rioja tiene un objetivo esta semana. Poner tierra de por medio en la clasificación para competir el duro mes de febrero con algo de holgura. La victoria del pasado miércoles del Balonmano Granollers ante el Fertiberia Puerto Sagunto obliga al equipo franjivino a sumar dos puntos en Huesca para mantener la segunda plaza de la Liga Asobal -que da derecho a disputar la Champions-.

La temporada de los riojanos ha estado agitada desde el principio. A pesar de que en verano llegaron grandes jugadores como el ex del Bada Huesca, Carlos Molina, y el pivote del Balonmano Aragón, Alberto Val, la lesión que sufrió Albert Rocas dejó coja la posición de extremo. Además, a pesar de haber sido bastante regular durante la primera vuelta, los de Jota González cedieron en alguna jornada contra equipo teóricamente inferiores como Anaitasuna o Villa de Aranda.

El enfrentamiento ante el Bada Huesca supone la última semana de tranquilidad para Naturhouse. A partir del próximo lunes, el equipo logroñés afronta un calendario complicado. Entre semana, el equipo de Jota Gonzalez recibirá al Balonmano Guadalajara, que viene realizando una campaña notable y tiene la permanencia casi certificada. Pero el plato fuerte para los riojanos llega el próximo sábado, día en el que el Naturhouse recibe al HC Motor Zaporozhye, con el que se jugará el pase a la siguiente ronda de la EHF Champions League.

Aún así, el técnico del conjunto logroñés no quiere precipitarse y prefiere pensar únicamente en el partido del fin de semana. “Es un partido muy importante. El Huesca empezó mal la Liga pero después se ha rehecho con muchas victorias consecutivas”, indicó el entrenador del equipo riojano. A pesar de la derrota la última jornada ante el Villa de Aranda, Jota González ha remarcado que el estilo de juego del equipo aragonés es muy incómodo para un bloque como el franjivino. “Antes no subían tanto al contraataque, pero ahora hacen menos cambios entre el ataque y la defensa y están subiendo más al contragolpe”, indicaba el entrenador.

También hizo hincapié en la importancia de algunos jugadores del equipo rojillo. “El brasileño Diógenes Cruz Junior, ‘Dija’ está en un gran momento. También hay otras figuras como el lateral exfranjivino Pepe Novelle o el extremo Álvaro Cabanas. No tienen un jugador estrella, pero estos tres están marcando diferencias”, apuntaba el técnico.

Molina vuelve a Huesca

Carlos Molina con la camiseta del Naturhouse |Foto: Fernando Álvarez
Carlos Molina con la camiseta del Naturhouse |Foto: Fernando Álvarez

Uno de los atractivos del partido será el reencuentro de Carlos Molina y la afición oscense. El que fuer jugador del Bada Huesca vuelve por primera vez a la ciudad altoaragonesa desde que se marcharse en el último mercado de verano. El lateral desveló en una entrevista concedida a Asobal que unos de los motivos por los que decidió fichar por el Naturhouse fue por el entrenador. “Jota dijo que quería que no me limitara a la defensa y que quería hacer de mí un jugador completo e importante en el equipo”, aseguraba Molina.

El jugador cordobés también hablo sobre el Bada Huesca. “Ha tenido un calendario complicado y por eso, en los primeros partidos de Liga, sumaron pocos puntos. Creo que van a estar situados en la clasificación donde se merecen, en los puestos europeos que se fijan como objetivo al inicio de temporada. Es un equipo que necesitaba mucho trabajo porque se hicieron muchos cambios y la adaptación de los nuevos jugadores requería tiempo. Bada Huesca es un equipo con hambre”, destacaba el ex jugador rojillo.

El Naturhouse aspira al segundo puesto de la clasficación. Pero las dificultades del calendario hacen del partido del próximo fin de semana un duro escollo para los riojanos. A pesar de la diferencia de nivel, el Bada Huesca ya ha demostrado que puede batir a equipos importantes, por lo que los franjivinos no se fían.