La prueba, celebrada el domingo 10 de julio, estuvo marcada por el viento y el calor, sin duda la más dura de las últimas ediciones. Rafa Laliena y Ernesto Gil, participaron en la distancia Ironman, mientras que la represente femenina, Mireya Rubio, realizó la distancia Half.
Ernesto Gil
Ernesto Gil

Comenzó la prueba con la dificultad de la niebla, que retrasó la salida en 45´ ya que dificultaba la visibilidad a los triatletas para ver las boyas que marcan el recorrido de la natación, que tuvo una salida global, en primer lugar los profesionales y a sólo 15 metros los 1.200 participantes, hombres y mujeres, unas salidas visualmente espectaculares que en esta ocasión, a pesar del número de triatletas, no resultó violenta.

Mireya realizó como es habitual en ella un sector de natación muy rápido, primera de grupo en este sector, una buena bicicleta en la que se sintió cómoda, perdiendo alguna posición en la dura y calurosa carrera a pie, finalizando en 6:01:29 en una fantástica 5ª posición de su grupo de edad.

Rafael y Ernesto finalizaron la natación en los puestos 8º y 6º respectivamente, con una sorpresa de última hora, ya que los 3.900 metros se conviertieron en 4.200, algo relativamente habitual en las pruebas de larga distancia, pero que siempre desconcierta un poco a los triatletas. El viento racheado fue el protagonista del segmento bici, pero ambos oscenses lo realizaron con gran soltura, escalando posiciones Laliena. El calor penalizó a Rafa que aunque perdió algunas posiciones en este tramo, finalizó en undécima posición de su grupo, con un crono de 11:07:53.

Ernesto Gil, realizó una carrera muy regular a pesar de las condiciones climáticas. Una bicicleta en la que comenzó con fuerza tras salir del agua en el grupo de cabeza, colocándose en la posición 18º de la general en el km 45, aunque poco a poco fue perdiendo posiciones hasta finalizar el segmento en la posición 37. Ernesto, en una carrera a pie espectacular, a ritmo constante, remontó entrando en meta en la 6º posición de su grupo y vigésimo en la general, con un tiempo de 7:11:27, bajando su marca personal en 40′.

Los tres deportistas regresan a Huesca con una gran satisfacción por sus grandes resultados individuales y como equipo. Por otro lado, Alejandro García este fin de semana se trasladó a Francia para disputar el triatlón de Angles en la modalidad sprint. Alejandro realizó un buen sector de agua; el segmento bici le resultó más complicado, no se sintió cómodo, y el desnivel de 350 m. en positivo no le ayudó, en la carrera a pie sufrió problemas estomacales, frenando su ritmo habitual de carrera. A falta de resultados oficiales de carrera, García entró en meta en 30ª posición.