Borja Lázaro entrenó un día más al margen de sus compañeros debido a unas pequeñas molestias. Su presencia ante el Nástic de Tarragona este domingo está en el aire.

La SD Huesca entrenó en las instalaciones del IFPE Montearagón con la ausencia destacada del delantero madrileño. Borja arrastra unas molestias en los isquiotibiales de su pierna derecha, queda pendiente de hacerse unas pruebas para determinar las características de la lesión y su evolución. En la sesión de ayer, Lázaro no se ejercitó con el resto del grupo, hizo trabajo de recuperación con una sesión de fisioterapia.

A expensas de conocer el alcance de la lesión, se espera que el ‘9’ azulgrana pueda estar disponible para Anquela en el debut en El Alcoraz ante el Nástic de Tarragona. De no ser así, tendrían una oportunidad tanto Boris Cmiljanic como el reciente fichaje Urko Vera. El míster jienense dispondrá de dos atacantes de garantías para enfrentarse al conjunto de Vicente Moreno. Partiendo de que el madrileño es la principal referencia ofensiva azulgrana, su posible ausencia daría a Cmiljanic una gran oportunidad para reivindicarse y recuperar el puesto que teóricamente le ha arrebatado Vera con su llegada. Del mismo modo, el domingo la afición podría disfrutar del ariete vasco si Anquela lo considera oportuno.

Conjeturas aparte, el cuerpo técnico y médico valorarán la evolución de las molestias de Borja, que podrían impedirle estar el domingo ante el equipo catalán. Al final serán las sensaciones y las pruebas médicas los factores a tener en cuenta. A falta de tres días para el encuentro, Borja todavía no está descartado para el segundo partido de la temporada.