Borja Lázaro ha sido presentado hoy como nuevo jugador de la Sociedad Deportiva Huesca. El delantero madrileño, que llega procedente de Leganés, llega para defender El Alcoraz las próximas tres temporadas y ya ha respondido a las preguntas de la prensa como nuevo jugador azulgrana.
Borja Lázaro, en su presentación | Foto: SD Huesca
Borja Lázaro, en su presentación | Foto: SD Huesca

Borja Lázaro comenzó definiéndose como jugador: “Me defino como un delantero centro nato, juego de espaldas, sobre todo dentro del área. Soy un rematador y ayudo mucho al equipo en la presión“.

El ariete habló del objetivo para el próximo año: “Cuando alguien se interesa tanto por ti y te ofrecen un gran proyecto, no tuve ninguna duda. No tengo ningún reto personal ni colectivo. El objetivo es certificar cuanto antes la permanencia, hay que hacerse fuertes en casa y si las cosas van bien y si se puede mirar hacia arriba, sería algo bonito”.

Borja recalcó que el objetivo del Huesca es la permanencia: “Cuando se hace un buen grupo como se está haciendo y con un gran entrenador, poco a poco con humildad, trabajo y dedicación de todos seguramente se pueda mirar hacia arriba. El objetivo del Huesca este año es la permanencia. No me pongo cifra de goles, pero espero superar las del año pasado”.

“El objetivo es certificar cuanto antes la permanencia”

El nuevo delantero azulgrana habló de sus nuevos compañeros y su nuevo entrenador: “Tengo un gran amigo en el vestuario, como es Íñigo López, que también me apoyó en la decisión de venir. Respecto al resto de mis compañeros creo que son grandes futbolistas y que si Dios quiere se podrá hacer algo bonito. Sobre el míster, poco hay que decir, él lo ha demostrado y no tengo dudas”.

Borja habló de sus objetivos personales para el próximo año: “Es algo bueno para mí firmar por tres años, no tener que ir de año en año. No tengo ningún tipo de presión, he venido a hacerlo lo mejor posible y ayudar al equipo. Intentaré ganarme la confianza del míster y marcar goles, que para eso he venido“.

Lázaro comentó que llegando desde un recién ascendido como el Leganés, recalar en Huesca no es un paso atrás: “Creo que es un paso positivo para mi carrera. Estoy encantado y feliz por la decisión que he tomado”.