Boris Cmiljanic, una de las sensaciones de la SD Huesca para la próxima campaña| Foto: Athletic Club
Con la llegada del ariete vasco, la dupla Borja Lázaro – Urko Vera se perfila como la pareja de delanteros principales de la SD Huesca, lo que relegaría a Boris Cmiljanic a un tercer puesto.

La llegada de Urko Vera a la SD Huesca ofrece una gran calidad para la plantilla y, sobretodo, una gran competencia en la delantera azulgrana. Con todo ello, la experiencia y veteranía que poseen tanto él como Borja Lázaro juega en contra del gran damnificado, Boris Cmiljanic.

El buen hacer del joven delantero montenegrino, que fue uno de los principales protagonistas de la pretemporada, le valió para ser titular en la mayoría de los partidos de preparación. El máximo goleador del Huesca hasta ahora será el gran perjudicado de la llegada del ariete de Barakaldo.

Su juventud e inexperiencia en ligas mayores a la Segunda División Holandesa pueden ser motivos de peso para que el once azulgrana se convierta en el tercer delantero. Su trabajo y calidad están fuera de toda duda; sin embargo, Anquela considera que el ariete balcánico debe trabajar para alcanzar el nivel requerido en Segunda División. Aunque en el primer partido, en Santo Domingo, en los minutos que disputó Boris tuvo un par de ocasiones más que claras para dar la victoria al equipo azulgrana.

Sus otros dos rivales, Urko y Borja Lázaro, se posicionan como las referencias ofensivas del equipo para la nueva temporada; su experiencia, más que contrastada, les hace partir con mucha ventaja con respecto al montenegrino. A Urko Vera se le espera para el debut en El Alcoraz ante el Gimnástic de Tarragona, y hay muchas expectativas depositadas en él, pero deberá de pelear el puesto de nueve con el madrileño. Por su parte, Borja Lázaro no ha comenzado marcando demasiado goles en la pretemporada aún así, en el estadio alfarero, se vio a un delantero en buen estado de forma y con muy buenas sensaciones sobre el césped. Se vio a un Borja rápido, que durante todos los minutos de los que disfrutó fue un estorbo continuo para los centrales del equipo de Cosmin Contra.

La batalla por ser el delantero titular del Huesca no ha hecho más que comenzar, y dos jugadores son favoritos, pero Boris luchará por demostrar que su juventud no es impedimento para ser la primera alternativa.