Equipo Infantil A de BM Huesca.
El conjunto oscense, tras cuajar una gran campaña, ha estado a punto de meterse en la final de la Copa Ibercaja.
Equipo Infantil A de BM Huesca.
Equipo Infantil A de BM Huesca.

Si hace un mes era el equipo Cadete el que estaba a punto de llegar a la final del Campeonato de Aragón, el pasado fin de semana el equipo Infantil A, entrenado por Jorge Solanes e Ismael Pérez, estuvo apunto de llegar a la Final de la Copa Ibercaja, donde  también se ha enfrentado a los mejores equipos de Aragón.

Un nuevo éxito que manifiesta los grandes resultados que van alcanzando los equipos de Base del Club, que poco a poco que se van situando entre los mejores de la comunidad, una gran motivación para todos los jugadores de la Cantera, y un premio para el trabajo de todos los monitores y entrenadores.

En cuanto al partido, el Infantil A del BM Huesca, tras acabar primero de su grupo en la Copa, afrontaba las semifinales de la misma ante el Subcampeón de Aragón. Tras una trayectoria excelente durante la temporada, los oscenses afrontaban ilusionados esta eliminatoria con el objetivo de jugar una Final.

El duelo comenzó muy bien para los de Huesca, que con un parcial de 3-0 obligaba al entrenador del equipo maño a pedir un tiempo muerto cuando apenas se llevaban 5 minutos de juego. Los zaragozanos despertaron y poco a poco fueron entrando en el partido, aprovechando un par de errores de los oscenses para recortar distancias. Aun así, los de BM Huesca seguían encontrando una buena posición de lanzamiento, pero el portero del BM Aragón, el mejor del partido sin duda, se encargó de que los locales no consiguiesen sumar en el electrónico para poder así dar la vuelta al marcador con sendos contraataques.

Poco a poco el fuelle de los oscenses fue decayendo, especialmente en la defensa, llegando al descanso con un marcador desfavorable de 4 goles (13-17).

Tras la reanudación, los alto aragoneses salieron con muchas ganas, aunque no conseguían acabar de ajustar la defensa para evitar el intercambio de goles e intentar reducir distancias. Hasta que de nuevo el meta maño volvió a entonarse, parando 3 lanzamientos importantes que permitieron a los visitantes abrir brecha en el marcador de hasta ocho goles.

Fue entonces cuando el técnico oscense pidió un tiempo muerto para reestructurar su defensa, más cerrada en 5:1 y pedir a los suyos un poquito más de esfuerzo para luchar hasta el final y levantar tan duro parcial recibido, cuando había transcurrido la mitad de la segunda parte. Así lo hicieron sus pupilos, llegando a remontar hasta cuatro goles, pero el tiempo no fue suficiente para obrar el milagro.

Con esta derrota, los Infantiles ponen fin a una gran temporada aunque con un final agridulce. Bueno por la progresión mostrada, pero triste al no conseguir el premio de jugar la Final de Copa.