El Granollers recibe el sábado día 25 la vista de un Bada Huesca sin el concurso de Abraham Rochel. El central necesita descanso. No se quiere arriesgar nada con el fin de evitar que las molestias en su pie izquierdo deriven en una lesión grave. El resto del equipo está en perfectas condiciones para el partido, desde las 17:30, en una de las localidades donde el balonmano se vive con intensidad.
Imagen durente el partido de ida frente al BM Granollers | Foto: sporthuesca / C.Pascual
Imagen durente el partido de ida frente al BM Granollers | Foto: sporthuesca / C.Pascual

Granollers cuenta con una amplia plantilla. De sus 24 jugadores en plantilla, 16 son catalanes y, algunos, como Del Arco y el ex BM Huesca, Álvaro Ruiz, se han formado en esa Comunidad, hoy por hoy, la referencia de este deporte en España. El primero, de Leganés; el segundo, de Almería. Y los dos con balonmano suficiente para marcar diferencias. Ellos junto a Grundsten, Pejanovic, Resina, Guilherme y Blanxart forman parte de un equipo que también ha visto penalizado su juego por su paso en competición europea. Su cantera ha sido clave para salir de la dura situación económica y esa política es la que le hace ser una referencia para muchos otros equipos.

Si fuera de su feudo los vallesanos pueden cometer errores, en su casa es difícil. José Francisco Nolasco, técnico del Bada Huesca, tiene claro que van a salir “con el cuchillo entre los dientes”. Se espera a un equipo rocoso atrás y efectivo delante. Por derecho propio, Granollers es una de las particulares bestias negras del equipo altoaragonés. El BM Huesca siempre ha rozado extraer algo positivo en los duelos con los vallesanos, pero al final se ha ido de vacío. A la calidad del siete inicial barcelonés se suma una extensa plantilla que le permite mantener un alto ritmo de juego.

Rochel causará baja

El Bada, pese a la baja de Rochel, confía en la trayectoria de buenos resultados y juego que encadena en sus últimos partidos. Con una portería más entonada, la dirección de Dijà que ya está en la agenda de algún club, la eficacia de Novelle y Marcelo a la que suma la mayor firmeza defensiva de Rasic, el equipo está en disposición de traerse algo positivo de su visita al Vallés.

De esta forma se abre el último tramo de la competición que llevará a los oscenses a jugar dos partidos en casa y uno fuera, contra el BM Aragón en el que podría estar en juego la permanencia de quien fuera la referencia del balonmano en Aragón o asegurar el octavo puesto en la Asobal del club que manda ahora en las Comunidad.