Camas resolviendo desde el extremo ante el meta de Bidasoa en el partido de la primera vuelta | Foto: C.Pascual
El Bada Huesca viaja este sábado a Guipúzcoa para medirse con el Bidasoa (17.00) en un partido arbitrado por Ion Bustamante y Javier Álvarez. Los irundarras son novenos a dos puntos de los oscenses, séptimos en la ASOBAL.

Asegura que no hay ningún tipo de euforia en la semana de entrenamientos y que acaba tras ganar a León. No solo eso. Afirma Nolasco, técnico del Bada Huesca, que es todo lo contrario, que ha tenido que inyectar al grupo adrenalina porque estaba carente de chispa. “He tenido que tirar de gritos, porque estaban apagados”, desliza. Y, a continuación, matiza. “Lo de León estuvo de maravilla, pero ya está. Es cierto que refrenda el trabajo hecho, pero no vale de nada para el siguiente partido. Hay que seguir adelante”, afirma. La lectura que Nolasco hace de la victoria ante el siete de Guijosa también valida que “cuando estamos a ese nivel somos muy competitivos y, a otro, muy poco”, subraya.

Para volver a saber el nivel de juego en el que se encuentra el equipo, este sábado tiene una cita de alto voltaje en una de las localidades donde el balonmano lo es todo: Irún, con el Bidasoa como bandera. Será a las 17.00 en un partido arbitrado por Bustamante y Álvarez. Ya en la primera vuelta Bidasoa dejó su sello en el Palacio de los Deportes con una victoria incontestable (22-27) que cimentó con un parcial de 1-5 en los cinco primeros minutos del encuentro. Del rival espera una cita complicada. “Tiene jugadores con mucho potencial, con un banquillo que le permite meter mucho ritmo. La situación es ¿más o menos que León?”, advierte.

Y para contrarrestar ese ritmo de juego, el siete altoaragonés también tiene sus bazas. No solo porque recupera al extremo Camas que desde hace unos meses arrastraba problemas en una rodilla, es que contra León Bonanno y Mugerza ofrecieron buenos minutos que permitieron mantener al equipo en una tensión similar durante los 60 minutos de juego.

Por otra parte, Dijá sigue tachando días del calendario para estar ya en competición oficial. Cada vez entrena más con el equipo y poco a poco orilla la operación en su pie izquierdo del pasado mes de octubre tras lesionarse en el partido contra el Villa de Aranda en la primera vuelta. El deseo del cuerpo técnico es que esté antes de la fase final a ocho de la Copa del Rey. El jugador se machaca fuera y dentro del 40×20 para volver como se fue. “Es muy importante para el equipo por su calidad y su experiencia. Y en la Copa cada partido una final”, destaca Nolasco.