Mugerza se eleva sobre la defensa de Cuenca en el partido con que el Bada abrió esta Asobal: Diego Ayllón/ cuencanews.es
El Bada Huesca se mide el miércoles día 14 ante un Benidorm (20.30, Palacio de los Deportes) con el objetivo de sumar dos puntos y olvidar la abultada derrota contra Cuenca.

Hay cierta confianza de que la dura derrota contra Cuenca fuera un accidente. Este miércoles vuelve la Asobal y el Bada invita al Palacio de los Deportes a un rival de campanillas: Benidorm. Un buen bloque. Su nómina de exHuesca ya de por sí lo hace peligroso. ¿Qué aficionado no se acuerda del juego de Eloy, Grau, Cuartero y Esteban? Pues a ellos se unen tipos como Chernov, Salinas, Marchan, Jiménez o Mijuskovik para conformar un equipo que pilota desde el banquillo Fernando Latorre. “Se parece mucho a lo que nosotros hemos sido y a lo que queremos ser”, dibuja con trazado grueso José Francisco Nolasco, técnico del siete altoaragonés.

El preparador del Bada subraya la necesidad de que su equipo tenga como referencia lo sucedido en Cuenca. Asimilar la derrota y cómo se produjo. Es una forma de mirar hacia adelante teniendo presente el pasado más inmediato. Saber que en una competición como esta Asobal hay que salir enchufados siempre y no amilanarse si se tuercen las cosas.

Tras el partido contra Cuenca hubo domingo de descanso y vuelta a los entrenamientos ayer lunes. “Al equipo lo veo bien. Nos tomamos lo de Cuenca como un tropiezo. Nos pasaron cosas que en pretemporada no nos habían ocurrido”, explica Nolasco que no esconde que es ahora donde “vamos a ver si lo sucedido fue un accidente -reclaca- o una falta de personalidad”. Y muestra absoluta seguridad de que tras la primera jornada, “el equipo está más prevenido”.

El Bada entrenó este martes y, en un principio, Nolasco tendrá a todos sus jugadores listos para entrar en la convocatoria. Benidorm viaja el mismo día del partido.