Imagen durante el partido | Foto: MariMar Torralba
El Peñas goleó al último clasificado en un partido que costó más de lo esperado y sobre todo, más de lo que refleja el marcador final.
Imagen durante el partido | Foto: MariMar Torralba
Imagen durante el partido | Foto: Mari Mar Torralba

La primera parte fue de dominio local. Dos ocasiones, que apunto estuvieron de inaugurar el electrónico, pusieron en alerta al conjunto peñista, La primera de ellas llegó a balón parado desde la frontal, para que Lalo enviase a córner. La segunda fue obra de Baulas, que envío su disparo fuera rozando el palo.

El Peñas estaba atascado en la medular y la finalización de las jugadas no era la mejor posible, faltando en todas ellas un rematador que hiciese algo de justicia. Las oportunidades se sucedían en ambas áreas, pero la ausencia de acierto seguía campeando en el marcador.

Ya en la segunda parte, fue el Peñas quien cambió la tónica del encuentro al abrir la lata en el ’46 con un gran disparo lejano salido de las botas de Josema. Los jugadores del equipo local acusaron el tanto y el paso de los minutos por el gran desgaste que habían hecho en el primer acto.

los oscenses se adueñaban por completo del esférico y del partido, y en un ambienta como ese lo más normal era que se fuesen sucediendo las ocasiones y los goles. El segundo y tercer tanto fueron obra de Fuentes. Mención especial al tercero, conseguido de vaselina y haciendo alarde de una gran capacidad de definición.

Ballarín era el encargado de cerrar la goleada de la tarde con un gran disparo desde tres cuartos de campo que se colaba por la escuadra local.

Gran partido de los oscenses, que encontraron en el Belver un duro rival mientras les duró las fuerzas.