Varios jugadroes del Bada estiran tras el entrenamiento de esta tarde. Foto: sporthuesca.com

Y en la cuarta semana de entrenamientos del Bada Huesca llega un día de descanso. El equipo se marcha mañana al Somontano, a la localidad de Salas Bajas. Más que a vendimiar, jugadores, cuerpo técnico y algunos directivos del club van a conocer el trabajo que se realiza para elaborar los caldos de la bodega Enate. Y es que para armar un vestuario fuerte no basta solo con los entrenamientos y alguna que otra caña después. En esta ocasión será una comida de hermandad fuera de Huesca capital y, especialmente, lejos del Palacio de los Deportes y del gimnasio donde la tropa de Nolasco se prepara en su puesta a punto para la temporada que ya se acerca.

La semana del Bada desemboca con el torneo de Santander donde competirá en un triangular en el que jugarán contra el titular del pabellón La Albericia, el BM Sinfín, y el Villa de Aranda. El siete altoaragonés viajará el viernes y por la tarde disputará el primer amistoso para poner el broche al torneo el sábado. Tras los jugadores contra el Billère galo y el Naturhouse La Rioja, tanto el equipo cántabro como el castellano servirán para ver la evolución de la conjunción del equipo altoaragonés y saber cuánto le queda para llegar con fuerza a la primera cita de la temporada.