Val, en una imagen del partido de la pasada jornada contra Sinfín. Foto: sporthuesca.com
El Bada Huesca viaja este viernes a una de las pistas más difíciles de la Asobal: la de León. El pivote del Bada Huesca Alberto Val subraya que es uno de los partidos que más gusta jugar.

El calendario lleva al Bada a jugar este sábado contra León. Rival serio, de envergadura. Un equipo modelado al estilo de Rafa Guijosa. Y eso es sinónimo de que serán 60 minutos intensos. Es cierto que en el balonmano siempre lo hay. En el 40×20 no te puedes esconder. Si el rival te ve flaquear, simplemente te arrolla. Cuando en el otro banquillo está quien fuera elegido mejor jugador del mundo siendo extremo, la atmósfera siempre es más densa. Guijosa tiene ascendente. Más cuando juega en casa. Y no duda en utilizarlo.

Alberto Val sabe lo que es ganar y perder contra León. Tampoco esconde que es uno de esos partidos que gustan. Por el nombre del rival, por su categoría y por la intensidad que se prevé en una pista donde la grada –más de 2.000 socios- vive con intensidad cada jornada. “Es una pista bonita. El pabellón seguro que estará a reventar y se trata de un equipo complicado”, dice. El pivote aragonés del Bada Huesca sabe que le esperan 60 minutos ‘divertidos’. Acompaña con una amplia sonrisa al nombrar a Carou y Juanjo Fernández quienes previsiblemente serán parejas de baile en los 6 metros. “León tiene una defensa experimentada. Es uno de esos partidos atractivos. De mucho contacto, de fuerza”, advierte.

La séptima jornada de la Asobal arrancó ayer miércoles. El guión sigue (casi) fiel al de la primera cita del calendario con marcadores ajustados entre equipos que, a priori, parecen diferentes. Granollers ganó en Santander en el último suspiro; Anaitasuna empató en Irún contra Bidasoa y Benidorm se mantiene en su bucle de derrotas, aunque esta vez fuera en la cancha del Naturhouse. La liga está interesante. “Ya no sorprende ningún resultado. Tan solo el Barça está por encima. El resto de equipos podemos ganar puntos o perderlos en cualquier pista”, subraya Val. Por eso sabe que Bada puede traerse algo positivo de la visita a León. Ve al equipo con confianza y ajustado en la tabla al calendario ya jugado. Las tres victorias en casa le han dado confianza, la obtenida en la visita a la pista de Villa de Aranda les subió la moral y, reconoce que, tal como está ahora mismo el equipo, “no creo que hubiéramos perdido en casa de Cuenca” en la primera jornada.

El espigado pivote se encuentra satisfecho en el Bada. Si tenía alguna duda sobre el rendimiento del grupo cuando apalabró su contrato, el día a día ha ido consolidando el equipo, con fichajes que “creo –apostilla con una sonrisa- estamos respondiendo”. Con Carró forma un buen tándem en la zona dura de los 6 metros. Eso implica administrar bien los tiempos en cada partido lo que beneficia en el juego de ambos y en el del conjunto. El equipo parte a León este viernes a las 9.00 y tiene previsto ejercitarse en la localidad. Si la victoria en Aranda elevó la moral, conseguir un triunfo en la difícil cancha de León, donde esta campaña perdió el Naturhouse, será para celebrarlo a lo grande.