El Bada Huesca araña un punto en el Palacio de los deportes contra un Guadalajara que pudo llevarse la victoria. El siete de Nolasco firmó un partido al que le faltó contundencia. || FOTOS DEL PARTIDO.
Imagen del partido / Foto: C.Pascual
Imagen del partido / Foto: C.Pascual

Cuando has armado un equipo para pelear por la zona alta de la clasificación, conseguir un empate contra el Guadalajara nunca es un buen resultado. Menos si es en tu casa y el último ataque largo del partido, con tablas en el electrónico, corresponde al rival. Pero allí está el siete de Nolasco, en una lucha consigo mismo. Debe decidir si es el equipo que vendió cara su derrota durante muchos minutos contra el Barça, el que peleó hasta la extenuación contra Granollers para conseguir un empate de quilates o el que trabajó de forma incansable hasta romper el partido para llevarse la victoria contra el BM Aragón.

El Bada necesita buscar en su interior para poner orden. Deber coger el hilo y enhebrar su juego. Poner en duda la calidad de sus jugadores sería ilógico, porque han demostrado que tienen balonmano de sobra para volver a dar espectáculo. Pero contra Guadalajara funcionó de forma inconexa. Pocas veces se le vio fluidez al juego de ataque y al de defensa. Transmitió más un juego de ráfagas que coral. Y así no solo es difícil ganar, penaliza el espectáculo.

Ninguno de los dos sietes se adueñaron del juego sobre el 40×20. Marcelo abrió el electrónico y empezó el baile sin que nadie embridara el juego. Escasas diferencias en el electrónico a favor de uno u otro sirvieron para que la afición cogiera postura en la grada a la espera de la genialidad de uno u otro bando. Ya se sabe: o parada de Hombrados o misil de Marcelo. De entrada, Nolasco dio la portería a Arguillas. El chaval lo había bordado contra Anaitasuna y Granollers por lo que parecía lógico que asumiera la responsabilidad de inicio. Si contra navarros y catalanes acabó con un 60% y un 48% de efectividad, respectivamente, contra los alcarreños firmó un 24. Eso sí, hizo paradas en momentos clave que sirvieron para abrir algo de hueco en el electrónico (23-20 min.51) que desafortunadamente no sirvió para ganar.

El primer acto acabó con un exiguo 13-12 y el segundo arrancó con Eloy haciendo daño desde el pivote para poner un esperanzador 15-12. Guadalajara ofreció una resistencia firme con su 6:0 donde los pivotes altoaragoneses –Eloy y Doldán- pocas veces encontraron hueco. La brega fue constante contra tipos como Bozalongo y especialmente Silva, que pese a ser excluido por segunda vez en el minuto 23, nunca fue desactivado en su juego. La pérdida de bolas en ataque permitió al equipo alcarreño encontrar a un Chiuffa rápido y efectivo (9 goles de 11 lanzamientos) cada vez que pudo correr.

El mejor momento del Bada llegó en el minuto 47. Mira culminó una contra para alojar el 21-20 en el electrónico. El partido entró en ese momento decisivo en el que es fundamental horadar a un rival que por momentos se veía sobrepasado. Arguillas paró en seco una contra al letal Chiuffa y Cabanas firmaba el 23-20. Luego apareció Hombrados para sujetar a su equipo y resucitarlo. Los de César Montes se rehicieron hasta el punto de que pudieron llevarse los dos puntos en juego. A cuatro segundos del final, Nolasco buscó la sorpresa con Adrián de portero/jugador, pero no se movió el 25-25.

[accordion]
[acc_item title=”FICHA TÉCNICA”]

BM Huesca: Arguillas (p), Cabanas (5), Rochel (1), Eloy (4), Álex Marcelo (6), Oier (1) y Pepe Novelle. Siete inicial. Pejanovic (ps), Pujol, Doldán, Mugerza, Adrián Noalsco (3), Dijà (3), Marco Escribano (1) y Marco Mira (1).

BM Guadalajara: Jota Hombrados (p), Parra, Márquez (4), Bozalongo (5), Chiuffa (9), Redondo y Silva (1). Siete inicial. Eceolaza (ps) Mellado (2), Montoya (4), López, Levente y Redondo.

Parciales cada cinco minutos: 3-3, 5-5, 7-8, 9-10, 10-11, 13-12 (descanso) 15-14, 17-18, 20-19, 22-20, 23-24 y 25-25.

Árbitros: Merino y Moyano. Excluidos Dijà (2) y Mira por el Bada Huesca y Mellado, Redondo y Silva por el Guadalajara.

[/acc_item]
[/accordion]
.