El Bada Huesca quiere enlazar este viernes (21.00) su cuarta victoria consecutiva y acercarse a la sexta plaza de la Asobal. Puerto Sagunto llega cargado de buenos jugadores, pero sin suerte en la competición.
Dijà busca pase en el partido contra Cuenca.
Dijà busca pase en el partido contra Cuenca.

Pachi Marti, entrenador de Puerto Sagunto, sabe que en el momento en que su plantilla se ajuste será un rival formidable. El rival del Bada Huesca, el viernes a las 21.00 en el Palacio de los Deportes, está falta de la aguja y el hilo con el que coser el traje. Bruixola, Bernatonis, Dukic, Sayad, Pocholo, el exHuesca Sladic, Tarrasó, Berrios conforman un buen ramillete de jugadores a los que se les ha sumado Sorrentino.  José Francisco Nolasco, entrenador del Bada Huesca, tiene claro que una plantilla de ese calibre puede liársela a muchos equipos de la Asobal. “Tengo claro que en algún momento los astros se unirán y harán un partido de escándalo. Tienen una plantilla para conseguir más de lo que han conseguido hasta ahora. Por lo tanto, espero que no sea este viernes”, señala Nolasco que orilla, en un principio, las razones por las que los de Sagunto anclan en la 14ª posición de la tabla con 7 puntos. “Son muchos factores lo que influyen en la marcha de un equipo: lesiones, calidad de los entrenamientos…”, desliza.

El patrón de juego de Puerto Sagunto, señala Nolasco, es virado.  “Hacen muchas cosas y eso implica que ponga la solución  más difícil al equipo contrario”, dice el técnico del Bada sobre un Puerto Sagunto que llega a Huesca con la derrota en su feudo por tan solo un tanto contra Cangas (29-30).

Pujol y Mira, bajas

Las únicas bajas seguras de Nolasco para el partido son las de Pujol y Marco Mira. Entre algodones, Pepe Novelle y Álex Marcelo. Es decir, sobre el papel, los laterales titulares del equipo. “En un día se mejora mucho, pero son duda”, acota el técnico. Bada Huesca opta a sumar su cuarta victoria consecutiva lo que le acercaría al Villa de Aranda que perdió contra el Barça y cultivar su juego que sigue sin ser del gusto total del técnico. ¿La razón? “Porque no estamos disponiendo de todas las herramientas. Vamos muy al límite en todo”, explica Nolasco quien reconoce que el peso de las jornadas sin poder tener a todos los jugadores disponibles podría minar la moral. “No queda otra que mirar hacia adelante y trabajar más. Mirar atrás no sirve para nada”, concluye.