Las victorias conseguidas por los chicos de José Nolasco en las últimas jornadas han aupado al equipo oscense a puestos más tranquilos de la tabla. Los tres triunfos consecutivos hacen que en la capital altoaragonesa se empiecen a hacer números para la salvación matemática.
Imagen durante el partido frente al Barcelona en el Palacio | Foto: sporthuesca.com / C.Pascual
Imagen durante el partido frente al Barcelona en el Palacio | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

La actitud del Bada Huesca en la cancha ha cambiado durante el último mes. Después de caer derrotado ante el F.C. Barcelona -que se convirtió en campeón matemático la pasada jornada-, el conjunto aragonés ha encadenado tres victorias consecutivas. Gracias a los seis puntos sumados en las últimas semanas, el equipo rojillo ha subido puestos en la tabla. Actualmente ocupa la undécima posición y el octavo puesto, que ocupa el Fertiberia Puerto Sagunto, está a tan solo un punto. Además, los puestos de descenso -que estaban muy cerca hace apenas un mes- se encuentran a cinco puntos cuando quedan sólo diez por disputarse.

La semana que viene, el Bada Huesca podría obtener la permanencia virtual -debido al enfrentamiento entre Balonmano Aragón y Ciudad Encantada que se disputa dentro de dos semanas-. Pero la salvación matemática podría llegar en dos semanas. El equipo que dirige José Nolasco se enfrenta al Balonmano Gaudalajara que llega tras obtener dos victorias consecutivas. Si el conjunto altoaragonés gana el sábado y Balonmano Aragón y Ciudad Encantada no vencen en sus respectivos compromisos, los rojillos solo deberían lograr un punto más para certificar la permanencia.

Carlos Molina en el partido frente al BM Aragón | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Carlos Molina en el partido frente al BM Aragón | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

Además, el Bada es el equipo que mejor calendario tiene hasta final de temporada. A pesar de enfrentarse a Granollers fuera de casa, el resto de partidos -Ademar, Aragón y Anaitasuna- son asequibles, aunque complicados.

Los peores parados son Zamora y Globalcaja. El conjunto castellano leonés, a pesar de tener un punto de ventaja sobre el descenso, tiene citas complicadas como Granollers o Naturhouse La Rioja la próxima jornada. Por otra parte, los manchegos -que empatan a puntos con Balonmano Aragón en descenso- tiene partidos importantes como el de Ademar de León o el equipo maño, que está intratable en casa.

A pesar de la mala racha que han atravesado, los oscenses han conseguido salvar los muebles. La temporada todavía no ha finalizado, pero sólo una carambola dejaría a los altoaragoneses en descenso. Además, de mantener la racha positiva de victorias, el Bada Huesca podría empezar a mirar hacia arriba antes de acabar la liga. Pero por el momento, el objetivo es sumar tres puntos más de los diez que quedan por disputarse para certificar, de manera matemática, la permanencia en la máxima categoría del balonmano español.