Los resultados cosechados en los dos últimos meses de competición ha sido lo más destacado del año para el conjunto de José Nolasco. El inicio del 2016 se presenta prometedor para el equipo oscense.
El equipo en el último partido del año 2015 | Foto: sporthuesca C. Pascual
El equipo en el último partido del año 2015 | Foto: sporthuesca C. Pascual

El final de recta del año 2015 ha sido casi inmejorable para el Bada Huesca. A pesar del resultado de la Copa del Rey ante el Ademar de León, los resultados en la competición regular fueron de menos a más desde el inicio de la nueva temporada. Tras varias jornadas sin perder, los altoaragoneses se colocan en la séptima posición de la tabla con la vista puesta en Europa. A pesar de no llegar a los registros del año 2013 -donde los rojillos llegaron a disputar la Copa Asobal-, los resultados son muy positivos.

Pero solo hace falta echar la mirada hacia atrás para ver que el año del Bada Huesca no ha sido precisamente fácil. En Enero de 2015, el equipo se encontraba inmerso en una crisis deportiva que parecía no tener fin. A pesar de que el equipo reunió una gran plantilla de buena calidad, las múltiples lesiones dificultaron la labor de José Nolasco. La llegada de Dijá fue un pequeño bálsamo.

El punto crítico llegó en el mes de febrero, donde el conjunto aragonés llegó a contar con hasta 10 lesionados. Esta situación llevó a la directiva del Bada Huesca a solicitar el aplazamiento ante el Frigoríficos Morrazo, aunque el equipo gallego se negó. Los canteranos se encargaron de tirar del carro en los peores momentos y los resultados no acompañaron.

Imagen durante la presentación | Foto: sporthuesca.com - Mar Torralba
Imagen durante la presentación | Foto: sporthuesca.com – Mar Torralba

La única esperanza residía en la Copa. El equipo de José Nolasco había alcanzado los cuartos de final y se enfrentaba al Juanfersa Gijón -equipo colista del año pasado que acabaría descendiendo a la División de plata-. Tras una eliminatoria muy reñida, los oscenses perdieron el partido de vuelta por un gol de diferencia, lo que les dejó fuera de disputar su segunda Final four consecutiva.

Tras varios meses de angustia, donde los oscenses estuvieron a punto de caer a puestos de descenso, el equipo pudo levantarse de esta situación. Jugadores como Eloy seguían fuera de las convocatorias pero poco a poco todos estuvieron disponibles para el técnico a final de temporada. Tras un par de buenas jornadas, el Bada Huesca se propuso acabar la temporada en octava posición -y así ahorrarse una eliminatoria de Copa del Rey-. Por desgracia, los altoaragoneses acabaron la liga en novena posición.

Verano de muchos cambios

Tras un verano agitado, donde la plantilla cambió casi por completo, el Bada Huesca iniciaba una nueva temporada. Una nueva oportunidad para resarcirse de los problemas y volver a pelear con los equipos de arriba y luchar por algo más que el descenso. Jugadores como Savic o Carton dejaban la disciplina oscense. En cambio, el Huesca rescataba a todos los efectivos de la enfermería y gente como Cabanas o Pejanovic arribaban a la ciudad altoaragonesa.

El inicio de la temporada 2015/16 no fue un paseo de rosas. La suerte no acompañó al Huesca y los equipos más peligrosos -Barça, Naturhouse, Ademar, etc- fueron los primeros escollos para los oscenses. El conjunto que dirige Nolasco llegó a estar en puestos de descenso durante una semana. Pero el equipo supo mantener la cordura y no dejarse llevar por los malos resultados.

La afición ha animado al equipo durante todo el año | Foto: sporthuesca C. Pascual
La afición ha animado al equipo durante todo el año | Foto: sporthuesca C. Pascual

A pesar de que las alarmas llegaron a sonar, los jugadores hicieron un llamamiento a la afición para que apoyase al club en los peores momentos. Con el tiempo, el equipo se ha ido encontrando más cómodo en la cancha. Los resultados han mejorado desde el inicio y el equipo no ha dejado de sumar jornada tras jornada -bien sea por victorias o por empates-.

Tras finalizar la primera vuelta, los oscenses están asentados en la parte alta de la clasificación. Las lesiones han respetado- salvo en algún caso aislado- y los nuevos fichajes se han integrado bien en la plantilla. Ahora llega el parón de navidad y el Europeo. El equipo tendrá un mes para descansar, hacer balance y marcar unos nuevos objetivos para este 2016 que, con los resultados de los últimos meses, se presenta muy esperanzador.