La Asamblea del club que preside Giné confirmó lo ya sabido: la temporada que viene habrá que aplicar la tijera.
Pachi Giné, actual presidente del BM Huesca
Pachi Giné, presidente del BM Huesca

De los 820.000 euros de esta temporada, el presupuesto del club se reducirá un 20 por ciento, quedando en 650.000, y la partida que más afectada se verá será la destinada al primer equipo.

El balance anual, que arrojó un déficit de 1.000 euros, quedaría en anécdota si todas las partidas presupuestarias en lo que se refiere a ingresos se hubieran recibido, pero el club ha querido ser fiel a lo recaudado y a lo gastado y finalmente no incluyó dichas partidas en el presupuesto anual, lo que hubiera arrojado un ligero beneficio.

Tampoco quiso el club incluir en el presupuesto para la siguiente temporada, ninguna partida presupuestaria que venga del Gobierno de Aragón, pues según manifestaron, es difícil conocer la cuantía destinada y cuando se podría recibir, así que la entidad oscense prefirió tirar por la calle de en medio y no incluirlas en el presupuesto para las 2016/2017.

A pesar del recorte presupuestario y de que ahora toca apretarse el cinturón, los abonos no sufrirán cambios y los precios de la pasada campaña serán los mismos para la temporada que echará a andar en unos días, cuando los de Nolasco arranquen los entrenamientos de pretemporada.

El calendario de la Asobal, más comprimido que la pasada temporada, y la reforma de la Copa del Rey con una fase final con 8 equipos, fueron otros temas tratados por una asamblea, que aprobó todos los puntos del orden del día por unanimidad.