Arguillas, que acabó el partido con un 41% de paradas, atento a una jugada de ataque de Cangas. Foto: sporthuesca.com
El Bada Huesca logra una incontestable victoria ante el Cangas cimentada desde una aguerrida defensa con un Arguillas excepcional bajo palos.

Poner nombre a una victoria quizá no sea del todo adecuado cuando el triunfo es coral. Pero hay que reconocer que Arguillas frenó en seco a Cangas. El portero del Bada siempre estuvo allí. En los momentos claves apareció. Allí cuando el rival vio un resquicio para sobreponerse a un marcador adverso surgió la figura imponente de Dani. Tremendo. Una actuación para enmarcar -que hizo olvidar algunas precipitaciones a la hora de armar jugadas- y más cuando en la otra costa del 40×20, el internacional brasileño Pedro Hermones estuvo también brillante e impidió que el Bada pusiera antes la proa al partido.

Bada Huesca no solo ofreció la mejor versión de su juego. Tuvo una actuación solidaria en defensa donde levantó un muro delante de Arguillas y desde donde edificó una victoria incontestable. Y nunca bajó la guardia. Ni en los minutos finales cuando el marcador era claro lo que la afición agradece siempre. Y los primeros minutos no fueron precisamente de campo y playa. En los primeros nueve del partido, Bada tuvo tiempo de fallar dos contras claras, errar un 7 metros, lanzar dos bolas dirección camino de Cocorón con la posición ganada y precipitarse un par de veces al armar una jugada. Afortunadamente todo eso quedó en anécdota y en una ventaja tímida de Cangas (3-4) que ni se podía imaginar lo que le iba a venir encima.

Con la defensa más entonada, la seguridad de Arguillas y la dirección de juego con Dijà al mando –Félez tuvo menos minutos, aunque dejó gotas de una gran calidad- empezó el Bada a enderezar el rumbo. Y en ese trabajo solidario, la pasión a la grada la encarna Oier. El extremo vasco es pura dinamita. Celebra cada gol como si fuera el último, pelea cada bola como si ya no hubiera otra y protesta cada decisión arbitral sin recordar que el arma de la exclusión zanja cualquier diatriba. A pico y pala, el Bada se hizo con el partido (17-13) para terminar el primer acto con un inmenso tanto de Félez sobre la bocina.

El segundo fue más de lo mismo. Cangas se confió a Muratovic, su portero Hermones, un Potic durísimo desde el lateral derecho y la aparición de un espigado Milosevic que cuando esté plenamente acoplado al equipo va a elevar mucho el juego de Cangas. El ‘angelito’ tiene 22 años y 203 centímetros. El siete gallego, con tiempo, será mucho más peligroso y al renta de seis goles, importante.

El Bada siguió a lo suyo con Arguillas parando lo imposible –brutal el detalle de Jorge aplaudiendo a su compañero tras la enésima parada- y la defensa maniatando el ataque del Cangas hasta el punto de que en muchos momentos no sabía qué hacer con la bola. Arriba, la primera línea golpeaba y Camas afilaba desde el extremo para llevar la redonda a la jaula con seguridad. Se entró en el último tramo del partido con 30-26 a cuatro minutos del final ‘mordiendo’ y con la seguridad de hacer muy bien las cosas. Una victoria contundente y que seguro anima la cena de equipo de este sábado.

Ficha técnica

Bada Huesca: Arguillas (p), Camas (6), Ariño (4), Teixeira (3), Carró (1), Dijà (4), y Mira (1). Siete inicial. Jorge Gómez (ps), Val (1), Carmona (1), Mugerza , Félez (4), Oier (3), Garzo, Marcelo (4) y Bonnano (1).

BM Cangas: Hermones (p), Rubén Soliño (1), Pombo (1), Cerqueira (4), Muratovic (3), , David García (3) y Potic (6). Siete inicial. Salazar (ps), Simes (2), Pousada, Jesús Soliño (3), Krook (1), Daniel Gómez, Miloevic (3) y Pablo Castro.

Parciales cada cinco minutos: 2-2, 3-4, 7-7, 9-8, 14-12, 19-14 (descanso) 21-15, 24-19, 26-21, 28-24, 30-26 y 33-27.

Árbitros: Luque Cabrejas y Pascual Sánchez. Excluidos Teixeira, Val, Carró, Félez, Oier y Bonnano por el Bada Huesca; Cerqueira, Milosevic y Potic por el Cangas.