La tarde en el que Bada Huesca dijo adiós a Javier Ancizu, con un emotivo homenaje a 10 minutos del final, y en la que también dijeron adiós Pablo Hernández y Toño Cartón, acabó con victoria y con un buen partido en líneas generales del equipo. || FOTOS DEL PARTIDO.
Ancizu se despedía hoy del balonmano en activo | Foto: C.Pascual

El arranque del choque fue titubeante de los de Nolasco, con muchos errores por parte de ambos equipos y donde el menor número de desatinos de los navarros, hizo que tomaran rentas de dos goles.

El 3-5 fue el punto de inflexión para los de Nolasco, que despertaron tras 10 minutos de errores y letargo, para poner un 4-0 de parcial que les colocó por delante en el choque desde ese momento hasta el final.

La igualdad fue la nota predominante en la segunda mitad del primer acto, y las rentas oscilando entre los 2 y 3 goles favorables a los oscenses. Toño Cartón desde el extremo condujo al equipo en ataque, mientras que Mira se ponía el mono de trabajo liderando a la defensa para cortar la sangría anotadora de los navarros.

El 14-12 con el que se llegó al descanso preveía una segunda parte igualada, pero Bada Huesca salió muy intenso y comenzó a abrir brecha en el marcador.

La velocidad de la línea de ataque fue letal para los visitantes, que se vieron con un rotundo 24-17 mediada la segunda mitad, que intentaron acortar poco a poco. Mientras en el equipo oscense se sucedían las despedidas de Pablo Hernández, Toño Cartón y Javier Ancizu, los navarros limaban poco a poco las diferencias y se plantaron en los últimos 5 minutos con una mínima desventaja de 2 goles: 28-26.

Pero tras el tiempo muerto de Aniz, nada salió como esperaban los foráneos; Meoki y Goñi fallaron sendas ocasiones para poner la mínima diferencia en el marcador, y Víctor Sánchez se encargó de asegurar la victoria.

Tras la bocina, la pista se llenó de intercambios de camisetas entre los jugadores y la afición, y las lágrimas de jugadores como Molina que también dicen adiós a un Bada Huesca, que cierra con honra y acierto, la temporada más accidentada de su historia.