Como la noche y el día, pero el día duró más, fue brillante y efectivo, y redondeó una victoria fantástica para que la octava plaza siga al alcance. || FOTOS DEL PARTIDO.
Marco MIra celebra la victoria al termini del partido| Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

La noche duró 20 minutos, los primeros del partido, donde sólo Dijá parecía tener visión de ataque, y Vejic, Aguirrezabalaga y Almeida dominaban a sus anchas el ataque leonés ante la poca intensidad de la defensa oscense. Tras el 1-3 y una pequeña reacción local al empatar a 4, rápidamente se  pasó a un 5-9 y el primer tiempo muerto de Nolasco, que no fue efectivo por el momento.

Del 5-9 se pasó a un alarmante 6-11, propiciado por un equipo atascado en ataque, sin ideas y ligeramente desquiciado por las paradas de Rogelio Llamazares. Fue ponerse el mono de trabajo, ajustar la defensa y recortar en los últimos minutos de la primera parte para dejar un esperanzador 13-14 en tiempo de descanso.

Marcelo y Savic, espectaculares en la segunda parte

Consiguieron los de Nolasco ponerse por delante pero no supieron sujetar la ventaja y el partido se convirtió en un duelo de goles entre locales  y leoneses que auguraba un final emocionante, aunque Savic y Marcelo se encargaron de adelantar el desenlace. El almeriense Marcelo, con 3 goles consecutivos, dos de ellos bajo amenaza de pasivo, consiguieron levantar al público de sus asientos y a Bada Huesca en el marcador, pues Savic enlazó un recital bárbaro de paradas que consiguieron poner al equipo con uno y dos goles de ventaja.

Supo Nolasco administrar los cambios desde el banquillo, parar el  partido cuando León quiso o pudo acercarse en el marcador, y manejó perfectamente los tiempos del partido, para colocar al equipo con rentas de 4 goles en los últimos 5 minutos del partido que hicieron que el sufrimiento de una entregada afición no fuera excesivo.

Sigue viva la lucha por la octava plaza

El equipo se despertó a tiempo  y supo doblegar a un rival con enjundia y con jugadores de gran talla como Vejin o Mikel Aguirrezabalaga, que no pudieron tirar de su equipo en los minutos finales y cayeron ante un Bada Huesca que se vistió de gala cuando era necesario para seguir manteniendo la ilusión por quedar octavo.