Imagen de un Bada Huesca - BM Guadalajara | Foto: C.Pascual
Costó pero ganó. Bada Huesca se puso el delantal para cocinar a fuego lento una importante victoria ante un Guadalajara muy batallador que dio guerra hasta el final.
Imagen durante el partido / Foto: sporthuesca.com / Jim
Imagen durante el partido / Foto: sporthuesca.com / Jim

Le costó mucho al equipo entrar en el partido. Tras los minutos iniciales, los alcarreños tomaron la batuta del juego y del marcador, gracias a los lanzamientos desde fuera de Moyano y del brasileño Silva, el mejor de los visitantes junto a su guardameta “Bombón” Almeida.

A remolque en el marcador, con desventajas mínimas de 1 o 2 goles, Bada Huesca quería pero no podía acercarse a los de César Montes, que aprovecharon dos inferioridades consecutivas de los oscenses para ponerse con un peligroso 7-10 en el marcador. Con la tarjeta verde en la mano, Nolasco contempló como 3 paradones consecutivos de Savic hacían que Bada Huesca se pusiera las pilas y con un parcial de 4-0 se pusiera por delante en el marcador, aunque tras ello, dos errores en el pase le condenaran a verse de nuevo por debajo en el marcador, y marcharse al descanso con una desventaja de 12-14.

En la reanudación, Bada Huesca empató en un suspiro, y en 50 segundos volvió a igualar el marcador. Ajustó mejor la defensa, puso algo más de tranquilidad en ataque, y aprovechó una doble exclusión alcarreña para ponerse con una renta de dos goles, (17-15), y pasar a comandar el partido.
Con el marcador a favor todo fue coser y cantar, si no fuera porque los de Montes se agarraron al partido y no permitieron ventajas locales de más de 3 goles, pero los de Nolasco supieron aprovechar bien su renta y nunca bajaron los brazos para sumar 2 nuevos puntos que dejan al equipo muy cerca del objetivo de la permanencia.