La derrota del Bada ante el Cangas aleja el siete altoaragonés por abrigar esperanzas de regresar a una competición internacional. El siete de casa no pudo conservar las ventajas que obtuvo y perdió ante el ritmo que impuso el equipo gallego. || FOTOS DEL PARTIDO.
Imagen del partido / Foto: Jim
Imagen del partido / Foto: Jim

El Bada vivió dos partidos en uno y terminó cediendo en el marcador. Es cierto que tuvo seis palos contra un Cangas que demostró  jugar como una apisonadora, pero escudarse en ellos para justificar una derrota no sería justo. El siete gallego no cambió el ritmo ni cuando se vio alejado en el electrónico con un claro 11-5 en el primer acto ni con 19-15 en el segundo. Las rotaciones no dañaron su maquinaria. Ni mucho menos. Distinto fue en el Bada. Su ritmo de pegada no fue el mismo.

El Bada regresó al Palacio con la esperanza de engancharse al tren que lleva a la competición europea. Hoy, ve las vías más lejanas. Casi imposibles. Cangas le saca ya seis puntos. Pero hay cuestiones que no invitan al optimismo. El Bada ha recuperado a muchos jugadores con las esencias propias que lo convierten en un grupo compacto y contra el Cangas se vieron. Nolasco volvió a poner a Arguillas bajo palos con actuaciones de mucho mérito. Frenó en seco varios ataques importantes del Cangas y colaboró de forma decisiva con una defensa donde Mira y Eloy eran los jefes para cimentar las primeras diferencias a favor del Bada. En ataque Dijà dirigía el gobierno de la bola, Novelle llevaba el peligro en cada acción y  Eloy guerreaba con los estibadores Eijoo y Cerqueira. Mientras, Mugerza, Cabanas y Oier colaboraban en la tarea de abrir diferencias.

‘Pillo’ paró el reloj con 8-3 pasados los 15 minutos y puso en pista a Rosales. Con 10-5, Nolasco movió el banquillo y metió sobre el 40×20 a Rochel, Doldán y Adrián Nolasco. Empezó a rotar el equipo y coincidió con un Cangas que empezó a acortar diferencias en el electrónico. Del 11-5 se pasó a un 12-10 a lo que hubo que sumar la exclusión de Adrián Nolasco. Con el tiempo del primer acto terminado, Dijà falló un 7 metros con lo que la diferencia se quedó en un exiguo 13-12. Y se quiera o no un gol arriba más siempre anima ante un buen equipo.

El segundo acto arrancó por los mismos derroteros hasta el minuto 47. Cangas empató a 21 tantos y el Bada volvía a perder la diferencia de +4 (19-15 con gol de Novelle) que llegó a pelear hasta entonces. Allí se apagaron las luces del siete altoaragonés. Las rotaciones no ofrecían los mismos resultados y Cangas seguía igual que un martillo pilón. Con 22-24, Arguillas paró dos ataques consecutivos que sirvieron para aferrarse a la esperanza, pero no pudo ser. Al menos, el equipo no se fue abajo y mantuvo la fe de que podía dar la vuelta a la situación ante un rival que se fue como vino: como un martillo pilón. Un 27-28 de Eloy dibujó un rayito de esperanza que se quedó en nada.

Ficha técnica

Bada Huesca: Arguillas (p), Cabanas (8), Eloy (4), Novelle (3), Dijà (7), Mira y Oier. Siete inicial. Pejanovic (ps), Doldán, Rochel (2), Mugerza (2), Marcelo, Adrián (1), Escribano y Víctor Sánchez.

Cangas: Lamariano (p), Simes, Pousada (2), Suso Soliño (6), Muratovic (6), Cerqueira (4) y Daniel García (2). Siete inicial. Salazar (ps), Rubén Soliño (1), Eijoo, Rosales (5), Da Costa (3), Casares, Castro y Kroos.

Árbitros: Sebastián Fernández y Alberto Morillo. Excluidos Adrián Nolasco por el Bada y Suso Soliño, Eijoo (dos y roja) por el Cangas.