Garabaya sujeta el balón durante la primera parte del partido. Foto: sporthuesca.com
El segundo amistoso de la pretemporada del Bada Huesca, que sirvió para presentar al equipo ante su afición en el Palacio de los Deportes, se saldó con derrota ante el potente bloque del Naturhouse La Rioja.

Se puede optar por el resultado o por cómo se ha producido. A elegir. Es evidente que el Naturhouse La Rioja es mejor equipo que el Bada. Los riojanos están armados para competir por Europa. Y eso supone tener un bloque pétreo. Para lo que es la actual Asobal prácticamente maneja dos sietes titulares. Eso significa que penaliza (casi) con seguridad cada fallo del rival. Si concedes, te arrean; si dudas, te encierran; si vas al choque, sales rebotado. El Bada sigue en pleno proceso de hacer un equipo. El siete altoaragonés está en tiempo de costura. Además, Teixeira aún no ha entrado y sigue el equipo sin completar entrenamientos y amistosos con todos sus jugadores disponibles. Contra el Billère pronto cayó Mikel. Para esta noche la baja era la del otro lateral zurdo, Álex Marcelo, pendiente de una eco. Además, Bonnano, necesitado de minutos para adaptarse a la Asobal, sufrió un golpe en una ceja que le dejó fuera durante buena parte del encuentro.

El partido en sí fue fiel a la hoja de ruta prevista. Si a Nolasco le gusta medirse en la pretemporada con rivales que tienen cuajo, el Naturhouse va sobrado. Si su gusto es que su tropa choque para curtirse, esta tarde ha dado un paso más en ese empeño. La portería riojana es puro lujo con Gurutz Aginagalde y Keppelin. Delante, un equipo muy completo. Su centro de la defensa con Garabaya, Molina, Montoro o Javi García forma un bosque de brazos y piernas difícil e sobrepasar y aún así, el Bada llegó en ocasiones a los 6 metros. El problema es que luego había que salvar a Gurutz o a Keppelin. Tiene laterales dinamita –el exHuesca Luisfe, entre otros-, centrales rápidos y extremos letales. Por eso, un amistoso así es de quilates. Que gusta que el equipo de uno gane, sí, pero lo importante es almacenar cosas, ensayar, probar y luego, eso sí, ganar cuando es importante, con puntos o clasificaciones en juego.

Ciñéndonos al marcador, el Naturhouse pronto puso la proa en el electrónico. Siempre mantuvo la ventaja ante un Bada que vio cómo le penalizaba con dureza muchas pérdidas en ataque –dos goles le costó cuando probó la nueva regla de portero jugador e hizo seis pérdidas cuando no habían pasado los quince primeros minutos del encuentro-  y cuando los laterales riojanos encontraban el carril para entrar con potencia volvían a agrandar la diferencia. La guerra por abrir hueco en las defensas fue dura. Es lo que tiene este deporte. Aquí no se cede un centímetro a nadie. Sea amistoso, partido de competición o pachanga de solteros contra casados.

Al término del encuentro, Nolasco, preparador del Bada Huesca, se mostró satisfecho por lo visto sobre el parquet. Ve que su tropa mejora cada vez más, con la misma consistencia de que necesita de más pegamento para llegar en condiciones al primer partido de liga. El lunes vuelta al trabajo y luego al torneo de Santander.

Ficha Técnica

Bada Huesca: Arguillas P), Mira, Camas (3), Val, Carró (2), Oier y Félez (4). También jugaron Broto (ps), Jorge Gómez (ps), Mikel Mugerza (4), Bonnano (1), Ariño (1), Malo (1), Loriente y Dijà (7).

Naturhouse La Rioja: Gurutz Aginagalde (p), Ángel Fernández (5), Molina (4), Vigo (2), Garabaya (2), Montoro (1) y Javi Muñoz (4). También jugaron. Kappelin (ps), Migallón (4), Luisfe (2), Javi García (2), Cacheda (3), Peciña (1) e Imanol (3).

Parciales cada cinco minutos: 1-2, 2-4, 3-7, 5-8, 8-13, 9-15 (descanso) 11-19, 15-23, 16-25, 18-28, 21-29 y 23-33.

Árbitros: Peña Aranda-Yagüe. Excluidos Cal, Carró y Dijà por el Bada Huesca y Pefiña (2) e Imanol por el Naturhouse La Rioja.