Arguillas, don Daniel. El portero del Bada Huesca dibujó sobre el 40×20 cuatro paradas de lujo, tremendas. El catalán llegó a Huesca rescatado del Interestar Deporte Marista Algemasí, que la temporada pasada descendió a Primera Nacional. Ya la lío contra el Anaitasuna en una segunda parte antológica que repitió contra Granollers. Cuenca fue su tercera víctima. Salió para afianzar la victoria de un Bada que se puso el traje de faena con el fin de sumar dos puntos vitales en un partido espeso. || FOTOS DEL PARTIDO.
Arguillas se abraza a Nolasco al finalizar el partido / Foto: C.Pascual

En el deporte poner nombre propio a una victoria tiende a ser injusto. Más en el balonmano. Un juego donde no te puedes esconder. Sobre el 40×20 no hay trinchera ni refugio que valga. En la pista hay que darlo todo siempre. Pero siempre hay acciones claves. Jugadas donde se concentran los focos. Y el catalán, que en su joven currículo ya tiene el sello de haber defendido las metas de Granollers y BM Aragón, estuvo sencillamente espectacular en momentos clave. Pero no fue el único, la actuación de los pivotes Eloy y Doldán, también fue para enmarcar. Una brega tremenda para abrir la cerrada defensa manchega con tipos como Mendoza y Alves, durísimos, e intentar que la primera línea conectara lanzamientos cómodos, aunque careció del filo necesario para hacer daño al rival.

Si en el balonmano las victorias se amueblan desde la defensa, el BM Huesca tuvo que resolver de inicio un sudoku. Cuando tus dos jugadores específicos no están sobre la pista por lesión es lógico que todo se vea más difícil. La baja de Marco Mira se sabía, la de Pujol llegó al término del entrenamiento del jueves. Por lo tanto había que recomponer la muralla del castillo para limpiar al máximo el trabajo de Pejanovic , que solucionó con soltura muchos ataques del Cuenca, bajo palos. Nolasco, de inicio, optó por poner a Eloy en el centro de la defensa, Adrián Nolasco a su lado, Oier y Dijá de segundos, Novelle en el extremo derecho y Cabanas en el izquierdo.

El Bada gobernó el electrónico durante muchos minutos. El partido arrancó con fallos en los ataques de ambos sietes. Los dos equipos trabajaban los lanzamientos pero se morían en los cuerpos de Pejanovic y de Samuel Ibáñez –acabó con un 44% de aciertos- o en los palos. El 6:0 conquense, duro, bien cementado, obligó al Bada a circular la redonda para buscar a un Cabanas que no tuvo su noche. Cuando no era el portero era el palo quien frustraba al extremo. Pura mala suerte.

Los goles llegaron con cuentagotas (2-3, en el minuto 11) y fruto de la calidad. El 4-3, obra de Rochel, y el 5-3, firmado por Oier, para cincelar. El problema era que la calidad del juego se servía con cuentagotas y pintaban un partido feo, muy enmarañado.

El segundo acto se abrió con un exiguo 9-8 en el marcador. Nolasco metió en la pista a Víctor Sánchez por Cabanas y el chaval puso una rosquita brillante para colocar el 11-9 en el marcador. Se abrieron unos minutos donde el Bada llegó a mantener diferencias de +3 en el electrónico, pero sin dejar sobre el parquet la sensación de dominio. Se entró en ese terreno donde tu defensa tiene que cerrar las puertas y tu primera línea meter un tanto de señorío, enlazar un par de jugadas que minan al rival.

Y como no llegó en el ataque tuvo que hacerlo por la defensa. Con el 18-17, minuto 51, Arguillas entró por Pejanovic y desbarató el más que previsible empate. Luego, Escribano se la jugó para meter el 19-17. El partido entró en cuatro últimos minutos excitantes (19-19). Con el juego orillado era una cuestión de fortuna, de templar nervios. Y allí ganó el Bada Huesca que aseguró el triunfo con un siete metros de Dijà para firmar el 21-19 final.

[accordion]
[acc_item title=”FICHA TÉCNICA”]

Bada Huesca: Pejanovic (p), Cabanas (2), Eloy (1), Novelle (1), Adrián Nolasco (2), Oier (1) y Dijá (4). Siete inicial. Arguillas (ps), Doldán (2), Rochel (3), Mugerza, Álex Marcelo (3), Escribano (1) y Víctor Sánchez (1).

Cuenca: Samuel Ibáñez (p), Vainstein (5), Mendoza, Tolmos (1), Vallés (2), López (2) y Miguelón (1). Siete inicial. Carlos Casas (ps), Galán, Zejak (1), Alves (5), Mateo Pérez, Cano, Frade (2).

Árbitros: Fernández y Martín. Excluidos Eloy y Marcelo por el Bada Huesca y Mendoza, Tolmos y Miguelón (2 ) por el Cuenca.

Incidencias: Partido disputado en el Palacio de los Deportes ante 1.100 espectadores.

[/acc_item]
[/accordion]
.