César Soriano en el 'derbi' de La Romareda | Foto: La Liga
La victoria del Huesca ante el Mirandés no solo supuso un gran salto en la clasificación, sino que también se adelantó por dos puntos al Real Zaragoza. Una situación muy novedosa, que deja a las claras las dispares situaciones que atraviesan ambos equipos.

Los equipos aragoneses de la Segunda División atraviesan, transcurridas 10 jornadas, situaciones muy diferentes. Mientras la SD Huesca recupera las buenas sensaciones y el buen juego, el Real Zaragoza se encuentra en un mar de incertidumbre de resultados y de rendimiento en sus partidos. Todo ello hace que en el club maño se señale a Luis Milla como máximo responsable de la situación.

Con 10 partidos disputados, la SD Huesca ocupa el puesto 9 y ha sumado un total de 14 puntos, con 2 empates, 4 derrotas y 4 victorias, pero con grandes actuaciones como local y con un rendimiento irregular a domicilio. En este primer tramo liguero, el Huesca parece ser más fiable en El Alcoraz que fuera de su feudo. En cuanto al Real Zaragoza, en su  arranque en LaLiga 1|2|3 ocupa el 14º lugar; suma un total de 12 puntos, con 3 empates, 4 derrotas y 3 victorias. Ambos equipos están separados por tan solo dos puntos y entre ellos se encuentran Real Oviedo, Real Valladolid, Getafe CF y CD Numancia.

En la temporada 2015/16, y en la décima jornada, la SD Huesca ocupaba el puesto 15 y tenía en su casillero 12 puntos con 3 victorias, 3 empates y 4 derrotas. Por su parte, el conjunto blanquillo se encontraba en 4º puesto con 16 puntos y con un bagaje de 5 victorias, 1 empate y 4 derrotas. Como se puede comprobar, son puntuaciones muy similares, aunque la diferencia para ambos radica en los distintos comienzos que tuvieron maños y oscenses la pasada temporada.

En las entidades también se respiran aires muy diferentes, partiendo desde la jornada 3 en la que Zaragoza y Huesca se enfrentaron en el primer derbi de la temporada en La Romareda, que se saldó con victoria para el equipo zaragozano (1-0). Desde entonces las sensaciones han ido variando al son que han marcado los resultados. La mala fortuna privó al Huesca de sumar un valioso punto en el feudo blanquillo y tras ese partido, en el seno azulgrana se instaló un ambiente de incertidumbre por saber cómo iba a reaccionar el equipo tras aquél golpe. Sin embargo, los de Anquela golearon en El Alcoraz al Córdoba (3-0) y recuperaron el buen ánimo.

El Real Zaragoza sumó los tres puntos en el derbi, lo que le impulsó a los primeros puestos de la tabla y avivó en la parroquia zaragocista la ilusión por lograr el ansiado ascenso este curso, pero el Levante se encargó de devolver al equipo de Luis Milla a la realidad: el Zaragoza cayó en el Ciutat de Valencia por 4-2, lo que desinfló los ánimos de su afición y devolvió los malos augurios al entorno del equipo aragonés, que adolece de una gran presión pues su prestigio y logros pesan mucho para un equipo que se considera de Primera División, y tras cuatro años en la categoría de plata, la ansiedad de conseguir el ascenso sobrevuela tanto a la directiva como a la afición.

Una afición que a pesar del desastroso final de la pasada temporada, arropa a su equipo sin dudarlo pero, a su vez, le exige que cumpla con las expectativas que hay depositadas en él y ahora con más motivo a raíz del retorno de jugadores tan destacados como Alberto Zapater y Rubén Gracia ‘Cani’. Con una plantilla con nuevas caras y semejantes figuras, es de esperar que estos resultados sean solo una mala racha que pronto desaparecerá y, una vez ocurra, el Zaragoza ocupe los puestos que le garanticen luchar por conseguir su objetivo.

En la SD Huesca, con un arranque ilusionante aunque con tres derrotas, la afición ve que en esta nueva campaña cabe poder ilusionarse con objetivos mayores. El club se ha reforzado con jugadores muy contrastados en la categoría y ha apostado por jóvenes que están superando las expectativas. La afición azulgrana ve como su equipo es fiable en su estadio y aplaude el trabajo y esfuerzo de los suyos.

Los resultados acompañan el buen ambiente que rodea a la entidad oscense, que con muchos partidos por disputar, el sumar 14 puntos a estas alturas es todo un acicate para la afición azulgrana. Y la guinda es haber logrado el ‘sorpasso’ al Real Zaragoza, circunstancia que a todo oscense y aficionado del Huesca, motiva.