Tras poco más de un mes sin competir Jorge Arcas vuelve a escena a lo grande en el Tour de Suisse. Serán nueve etapas con grandes puertos en el camino a disputar entre el 11 y el 19 de junio. Ion Izagirre ejercerá de líder en el las filas del Movistar Team.
Jorge Arcas | Foto: Ciclismo sobre letras
Jorge Arcas | Foto: Ciclismo sobre letras

El sábado Arcas volverá a colgarse un dorsal. Hace más de un mes desde que se puso el último en la Vuelta a Madrid, por lo que el ciclista serrablés se muere de ganas de volver a la competición junto al resto de sus compañeros de la escuadra telefónica. Y lo hará en uno de los mejores escenarios que hay montados en el mes de junio, el Tour de Suisse, que junto al Criterium Dauphiné que precisamente se está disputando esta semana, son los dos destinos elegidos por quienes tienen como objetivo el próximo Tour de Francia.

La falta de competición durante el mes de mayo fue cubierta con una concentración en Andorra. Cuando todas las miradas en el mundo ciclista se dirigían a Italia y su Giro, Arcas cogió su bici y junto a otros compañeros del Movistar fueron a entrenar a los numerosos puertos que ofrece el Principado. Dos semanas acostumbrando al cuerpo a la altura, a la montaña, a lo que le va a venir encima este verano. Y lo primero será la Vuelta a Suiza y sus elevados pasos de montaña alpinos.

Tour de Suisse

La ronda helvética consta de nueve etapas, la más larga tras las tres grandes vueltas. Al tratarse del país alpino por excelencia, obviamente su principal rasgo lo encontramos en los puertos de montaña, con elevados y duros pasos a través de carreteras muy bien conservadas y paisajes de ensueño. Pese a ello sus primeros días están más enfocados a los hombres rápidos, con un prólogo y tres jornadas con poco desnivel a la espera de la gran montaña.

Furkapass | Foto: panoramio.com
Furkapass | Foto: panoramio.com

Esta se acumula en la segunda mitad de la ronda, y empieza a lo grande en la quinta etapa con el Furkapass (2.436 m) y el Gotthardpass (2.102 m) antes del final en alto en otro hors categorie como es Carì. Al día siguiente espera a mitad de etapa otro especial, el Klausenpass (1.952 m) para terminar en un primera como Amden. Sin descanso llegará la que se puede calificar como etapa reina. 224 kilómetros para unir la localidad suiza de Arbon y la austriaca de Sölden, famosa por su estación de ski. Por el camino sólo un hors categorie, el Hochtannbergpass con la posterior ascensión hasta los 1.780 metros del Arlbergpass, pero con un final brutal que elevará a los ciclistas hasta los 2.789 metros de la cima Rettenbachferner. Si tanto puerto no ha definido la general, la organización ha dispuesto en Davos primero una corta crono individual en la penúltima jornada, y por si fuera necesario otra etapa alpina con los puertos especiales de Albulapass (2.315 m) y Flüelapass (2.383 m).

Al parecer la ciudad de Davos está destinada a ser siempre decisiva en el devenir de las cosas. Allí se juntan cada invierno los distintos poderes que rigen nuestro mundo, y allí parece que también se resolverá el devenir de esta Vuelta a Suiza. Arcas no la va a ganar, pero puede colaborar y mucho a que un compañero brille con luz propia allí donde algunos hacen ostentación de su poder.

Movistar Team

La escuadra española llega a Suiza sin ninguno de sus jefes de filas. Alejandro Valverde se recupera de los grandes esfuerzos que le llevaron al podium del Giro, mientras tanto Nairo Quintana repite la estrategia de la temporada pasada, una estrategia que consistía básicamente en no competir apenas antes del Tour para estar concentrado en altura en su Colombia natal. Por lo tanto, la jefatura recaerá sobre Ion Izagirre. El vasco puede estar luchando con los de arriba en vueltas de una semana tal y como ya demostró en el pasado Tour de Romandia. Etapa y podium tras Quintana y Pinot. Junto a Jorge Arcas, también estará arropado con la presencia de Anacona, Dowsett, Lobato, José Herrada, su hermano Gorka Izagirre y la esperada reaparición de Jonathan Castroviejo.

Y como máximos rivales todos los gallos que no están en el Dauphiné. Así aparecen en nómina los nombres de Geraint Thomas, Van Garderen, Talansky, Peraud, Gesink o Spilak, además de Mathias Frank que corre en casa. Hay calidad en el pelotón y la hay también en el recorrido, así que se espera una disputada y espectacular Vuelta a Suiza que podrá verse por Teledeporte.