Wayne Freeman | Foto: Rustyco-jugarenequipo
Muchos jugadores importantes en aquellos años dorados cuando Peñas Huesca estuvo en ACB durante 12 maravillosas temporadas ocuparán las líneas de esta sección, pero algunos fueron pioneros, como el hombre que nos ocupa este artículo, Wayne Freeman, uno de esos americanos que dejaron huella.
Wayne Freeman | Foto: Rustyco-jugarenequipo
Wayne Freeman | Foto: Rustyco-jugarenequipo

Harold Wayne Freeman, un combo base-escolta americano nacido en 1959 y de 1,95m de estatura, llegado de la liga chilena que jugó en Peñas Huesca durante la temporada 1983-1984, o lo que es lo mismo, la primera liga ACB de la historia después de la denominada Primera División de la Liga Española que duró de 1957 a 1983 y donde un equipo de la ciudad de Huesca nunca estuvo presente. Un jugador muy peculiar, no solo porque era la primera pareja de americanos junto a Jimmy Wright en Huesca, fabuloso duo por cierto, en la primera temporada que se permitían 2 extranjeros por equipo, sino porque fue el pionero en cuanto a jugador americano no interior, dado que jugaba de base excepto cuando Jordi Homs estaba en pista, teniendo en cuenta que por aquel entonces no había línea de tres puntos y que los equipos buscaban en los extranjeros hombres fuertes y grandes que intimidaran y consiguieran canastas cercanas al aro, siendo de esta forma un jugador que llamaba la atención por su velocidad y bote de balón con ambas manos a pesar de ser diestro, su potencia de salto que utilizaba para elevarse sobre los rivales en los tiros de media distancia, y sus espectaculares mates que se esperaban ver en todos los pabellones y que en Huesca levantaban a los espectadores de sus asientos, ya que era poco habitual ver a un hombre de menos de 2 metros de altura realizar este tipo de acciones.

Nuestro protagonista Wayne Freeman, junto con el ya citado Jimmy Wright, y los nacionales Jordi Homs, que con 1,72m era el jugador más bajo de la liga y que relevó en el quinteto a un lesionado Francisco Solé haciendo jugar así a Freeman de escolta-alero, el gran capitan Alberto Alocén aunque aquel año lo era Fernando Sanclemente y el pivot Joan Pagés, formaban el quinteto de lujo de Peñas Huesca a disposición del entrenador Arturo Ortega que con 23 años cumplía su tercer año en Peñas Huesca, ocupando estos cinco la mayoría de minutos en pista, no obstante a pesar de luchar hasta el último partido del playoff de descenso, no pudieron eludir el descenso que les relegaría a una segunda división de la que saldrían al siguiente año volviendo nuevamente a ACB donde se quedarían ya por muchas temporadas.

Por aquel entonces, la liga se dividía en 2 grupos de 8 equipos, el impar y el par, enrolandose Peñas Huesca en el primero de ellos, quedando penúltimo con 3 victorias (la primera de la historia de Peñas Huesca en ACB en casa ante el Caja de Ronda el 16/10/1983) en 14 partidos, formándose posteriormente un nuevo grupo que unía a los 4 últimos equipos de cada grupo para eludir el descenso. En esta ocasión nuevamente el equipo quedó por abajo con 4 victorias en 14 partidos, siendo otra vez penúltimo y jugándose el descenso en un playoff a cuatro entre los 4 peores equipos de la liga, donde solamente 1 se salvaría. La suerte sonrió en primera instancia ante el Hospitalet-ATO que tenía factor pista favorable ganando por 1-2, pero en la final se caía ante Estudiantes, que también tenía el factor pista (que no sirvió de nada porque los madrileños ganaron en Huesca y los oscenses el primer partido en Madrid) por 2-1 y condenaba a Peñas Huesca a descender de categoría.

Sus números en Huesca

Wayne Freeman lanzando un tiro libre | Foto: Rustyco-jugarenequipo
Wayne Freeman lanzando un tiro libre | Foto: Rustyco-jugarenequipo

Wayne Freeman gracias a su técnica individual era el jugador más importante de Peñas Huesca y junto con su compatriota Jimmy Wright eran los buques insignia del equipo, por ello capaces de tener unos grandes números, como demuestran los 19,9puntos, 4,7 rebotes, 2 asistencias, 4,1 recuperaciones y 1,1 tapones para 12,6 de valoración por partido en sus 37 minutos de juego por noche, con un acierto del 51% en tiros de campo y 65% desde la línea de personal, teniendo en cuenta que era un hombre exterior, con lo que ello suponía en la época, además de que los rivales buscaban defensas especiales con el fin de parar el juego y la anotación de Wayne Freeman.

No obstante ya asentado en la liga, en los 6 partidos del playoff de descenso, y contra equipos más débiles, sus números crecieron hasta los 25,5puntos, 7 rebotes, 1,2 asistencias, 1 recuperación y 0,6 tapones para 15,2 de valoración por partido en sus 37,6 minutos por encuentro con unos porcentajes similares de 52% en tiros de campo y 65% desde el tiro libre, recordando que no había línea de 3 puntos en aquel entonces.

Un partido para el recuerdo

Primer partido ACB televisado por TVE | Foto: ACB.com
Primer partido ACB televisado por TVE | Foto: ACB.com

A pesar de que el resultado final fue una derrota para Peñas Huesca, el primer partido de ACB celebrado en el Pabellón del Parque, con toda la pista de color verde, fue toda una fiesta, al ser el primer encuentro en casa en la máxima categoría y también al ser el primer partido de la historia de la ACB televisado por TVE aunque fuera la segunda jornada de liga el 18/09/1983. El rival no era otro que el Joventut Massana Badalona, que acabaría primero del grupo del entonces Peñas Recreativas Huesca, con un ilustre en el banquillo como Aito García Reneses que todavía vemos en los banquillos de la ACB y que en aquella temporada se estrenaba en la máxima competición española, donde tenía un quinteto formado por Miguel López Abril, Josep María Margall, Ramón Oliver y los americanos Walter Jordan y Greg Stewart, pero con un banquillo lleno de ilustres que marcarían una época en la ACB como Jose Montero, Rafa Jofresa, Jordi Villacampa o Andrés Jiménez, además de un Antón Soler que años más tarde jugaría en Huesca.

El resultado final 94-103 para el equipo catalán ante un Peñas Huesca muy combativo, y desde entonces con un público muy activo en un pabellón abarrotado que marcaría a muchos jugadores que vinieron a jugar contra Peñas Huesca. En aquel choque destacó Walter Freeman con 35 puntos que no sirvieron para la victoria altoaragonesa, acompañados de los 26 de Jimmy Wright y los 10 de Alberto Alocén y Joan Pages, pero en frente los de badalona se llevaron el gato al agua gracias a los 25 de Walter Jordan y 24 de Josep María Margall como referentes, a los que sumar los 19 de Greg Stewart y los 13 de Jordi Villacampa como principales anotadores.

Vídeo del partido gentileza de www.jugarenequipo.es a quien agradecemos su colaboración.

.

Su última victoria en Huesca

La última vez que Wayne Freeman ganó en el pabellón oscense sería el 26/02/84 en los playoffs de descenso, pero en la primera eliminatoria ante el Hospitalet-ATO donde firmó un partido para enmarcar, con 35 puntos y 8 rebotes para 26 de valoración con buenos porcentajes de tiro, que sirvió para que Peñas Recreativas Huesca ganara 102-96 y diera un paso adelante que a la postre sería fundamental para pasar la eliminatoria.

Después de jugar en Huesca

Wayne Freeman | Foto: Rustyco-jugarenequipo
Wayne Freeman | Foto: Rustyco-jugarenequipo

No hay mucha información acerca de Wayne Freeman que nos permita conocer qué fue de él tras su paso por Huesca, pero lo cierto es que siguió dedicándose al baloncesto, y su buena actuación en Huesca le permitió seguir mejorando como jugador de baloncesto llegando a jugar competiciones europeas de primer nivel y llegando a enfrentarse en el grupo de cuartos de final de copa de Europa a un conjunto histórico como el Real Madrid de los tristemente fallecidos Drazen Petrovic y Fernando Martín entre otros. En la temporada 1987-1988 consiguió ganar la copa de Israel con el Hapoel Galil Elyon, y a partir de estos hitos ya no se ha dado a conocer nada más a nivel deportivo ni a nivel personal de un hombre que es historia del baloncesto oscense.

  • Carlos

    Buen trabajo y pedazo de video. Enhorabuena al autor Luisle Santolaria.
    Seguiré tu seccion “Aquellos maravillosos años “