Carta del presidente del Club Baloncesto Peñas con el motivo de los primeros 6 meses de esta nueva Junta Directiva al mando de la entidad oscense.
Antonio Orús (derecha) con Alberto Gracia | Foto: C.Pascual
Antonio Orús (derecha) con Alberto Gracia | Foto: C.Pascual

El Deporte está lleno de magia: jugadores que vuelven a la competición tras una dura enfermedad, equipos que salvan la categoría en el último suspiro o clubes que pueden salir hacia delante gracias a una labor desinteresada de muchas personas y entidades. Son pequeños milagros los que hacen que el Deporte desate pasiones.

Uno de estos milagros ocurrió hace poco más de 6 meses, en Huesca: el último minuto del último día del plazo estatutariamente establecido, se presentó una candidatura, compuesta por siete personas, dispuesta a dar relevo a los anteriores “timoneles” del Club Baloncesto Peñas.

Recuerdo perfectamente ese día: reuniones, llamadas, conversaciones “cara a cara”, hasta que al final, se decidió dar el paso. Fue una decisión difícil de tomar, pero sobre todo, de explicar “en casa”, toda vez que en los tiempos que corren nadie comprende que vayas a sacrificar tu tiempo de ocio a una actividad sin ánimo de lucro, que puede comprometer tu patrimonio personal y tu reputación. De esta manera, el nerviosismo y la tensión del momento, se transformó en ilusión y esperanza, ya que para nosotros no hay nada más satisfactorio que poder ser útil para el Club de nuestros amores, el Club de nuestra ciudad.

“No hay nada más satisfactorio que poder ser útil para el Club de nuestros amores”

A partir de ese momento, fueron sucediéndose reuniones diarias, hasta bien entrada la madrugada, para confeccionar este proyecto, esta “Revolución”, con el objetivo de llevar al Club Baloncesto Peñas al lugar del que nunca debió salir. Sin embargo, esta “Revolución” iba a ser distinta: por definición, una “revolución” implica un “cambio rápido y profundo en cualquier cosa” (RAE); la “revolución” del CB Peñas sí va a ser profunda, pero será prolongada en el tiempo.

Una vez establecido el “qué queremos ser de mayores”, la labor desinteresada de la Junta Directiva se centró en atender cada uno de los asuntos que requerían atención prioritaria:

1. La inscripción en la competición.
2. La formalización del aval bancario con Ibercaja, para responder de los pagos federativos y salarios de jugadores y técnicos, garantizado a título personal por los miembros de la Junta Directiva.
3. El refuerzo de la estructura del Club, con la contratación de profesionales con acreditada experiencia en la dirección deportiva y en la construcción de un proyecto de cantera.
4. La captación de recursos necesarios para afrontar las necesidades económicas del Club.

Mejor o peor, a lo largo de estos seis primeros meses, hemos ido dando pasos para, poco a poco, ir componiendo el Peñas del futuro: desde la contratación de David Álvarez, hasta la continuidad de Quim Costa, pasando por el “fichaje” de Carlos Lanau, la presentación de la nueva campaña de socios, la confección de la plantilla del Primer Equipo, la renovación y captación de contratos de patrocinio, el Festival AÚPA PEÑAS y Torneo 3×3, la renovación de la imagen de la cantera…

A pesar de contar con uno de los presupuestos más bajos de la LEB ORO, sentimos que nuestra labor diaria y la de todos aquellos que colaboran con nuestro Club, paulatinamente, están dando sus frutos: hoy podemos decir con orgullo que hemos aumentado casi un 20 % el número de socios, hemos triplicado nuestros seguidores en las redes sociales, hemos aumentado nuestra presencia en los medios, pero lo más importante, hemos conseguido que más de 190 niños y niñas formen parte de la cantera del Club Baloncesto Peñas.

Son nuestros primeros pasos, no exentos de tropiezos, los que nos han llevado hasta aquí. Conscientes de que tenemos que mejorar en muchos aspectos, nada ni nadie nos va a quitar la ilusión de seguir caminando.

Entre todos, haremos Magia. Muchas gracias por vuestro apoyo, y por estar ahí.

¡AÚPA PEÑAS!

Antonio Orús Sanclemente
Presidente
CB PEÑAS HUESCA

.