Juan Antonio Anquela valoró en rueda de prensa la remontada de la SD Huesca ante el Almería y la ventaja que el equipo altoaragonés tiene sobre el descenso.
Foto: C.Pascual
Foto: C.Pascual

Anquela continúa, una vez más, con el discurso que le lleva acompañando durante toda la temporada: “Estamos muy contentos pero tenemos que saber que esto no es definitivo”. Así simplificó el jienense la situación actual del equipo oscense porque “el domingo que viene el Almería juega en casa y nosotros en un campo muy complicado y vamos a tener que pelear hasta el último minuto”.

“En la segunda parte hemos intentado jugar al fútbol y hemos ganado de forma justa”

“En la segunda parte hemos sido un buen equipo. Hemos estado juntos, hemos apretado y hemos intentado jugar al fútbol y creo que hemos ganado de forma justa”. Esta es la receta que Anquela ha dado para la primera remontada azulgrana de la temporada tras una primera parte donde “se me han llevado los demonios porque no llegábamos bien a una jugada y  donde el equipo ha pasado miedo”.

Preguntado por el discurso que ha dado en el descanso, el entrenador de la SD Huesca ha destapado que “alguien a parte de mí ha hablado”. Incluso sin dar el nombre, Anquela cree que el hecho de que “venga otra voz es muy positivo” y que lo ha convertido en “un descanso memorable que se ha completado con una victoria muy importante”.

Anquela, sobre el rendimiento de Arruabarrena: “Me preocupa porque es un futbolista muy bueno y no le están saliendo las cosas”

El partido contra el Almería también ha supuesto el regreso al césped de Tyronne y de Luis Fernández. “Es un mérito de ellos y encima Tyronne ha tenido la fortuna de hacer un gol importantísimo para nosotros. Me alegro por ellos”, afirmaba un satisfecho Anquela que, en cambio, se mostraba preocupado por Mikel Arruabarena: “Me preocupa porque es un futbolista muy bueno y no le están saliendo las cosas ahora aunque lo he visto feliz cuando el equipo le ha dado la vuelta al partido”.

Otro aspecto que ha remarcado ha sido el corazón y el alma del equipo oscense porque las considera “las primeras armas que tenemos que llevar y luego ya si podemos jugar jugamos porque lo sabemos hacer”. En ese papel, destaca la figura de Fran Mérida, un jugador “muy importante que es necesario que nunca desespere”, declaraba Anquela.