Sportevento PORTADA

Análisis del Sevilla – Huesca: un drama en el que Anquela decepciona

8
El Huesca cayó en el Pizjuán por una primera parte incomprensible y dos goles mal defendidos. La persistencia de Lázaro y Cmiljanic no lo pudo arreglar porque Anquela ya había comenzado demasiado mal.

Una derrota muy dura la que sufrió el Huesca en el Sánchez-Pizjuán, por cómo llegó. Anquela repitió el mismo once que frente al Córdoba pero paliando las bajas de Carlos David y Samu Sáiz con Íñigo López y Camacho. O lo que es lo mismo: no se parece en nada. Sergio Herrera; Nagore, Íñigo López, Jair, César; Aguilera, Valentín; Alexander, Camacho, Ferreiro; y Urko Vera firmaron una primera mitad para olvidar.

Bar Álvaro

El Huesca fue un completo drama. El balón no lo tuvo porque no sabía cómo tenerlo, los duelos individuales se perdieron todos, Íñigo López ya fue desbordado en su primer intento de proteger el primer balón que fue a defender y Camacho no tiene para tirar de un equipo que no sabe qué ha de hacer. Alexander, igual de mal que hasta entonces; Urko Vera, superado por la zaga sevillista y Ferreiro, el único que lo intentó desde el comienzo, terminó naufragando.

Así, la primera parte resultó horrible, de esas que, si las firmas, tu nombre se desplaza a la Segunda ‘B’ solo con apoyar el bolígrafo. Que este Huesca tiene madera de Primera, pero ayer su primer acto me pudo, y Anquela más. Ivi fue el mejor futbolista local y quien comenzó a apuntillar una zaga, la azulgrana, cuya química, sin Carlos David, es estrepitosa. Cuánto suma el extremeño, cuando siempre se ensalza a su compañero caboverdiano.

En la segunda mitad, sin embargo, el Huesca comenzó con otra intención. Al menos, no fue apático. Aguilera y Valentín modificaron sus puestos (algo mínimamente lógico), ocupándose el canario del perfil derecho, aunque siempre dentro de la incomprensible idea de colocarlo en el centro del campo. Porque Valentín, en el medio, es un futbolista totalmente vulgar cuando tiene grandes condiciones de resaltar cuando juega en la defensa.

Rápidamente movió ficha Anquela, algo inusual en él, pero no desacertado. Borja Lázaro (54′) y Boris Cmiljanic (54′) sustituyeron a Camacho y Urko Vera. El Huesca ya formó en un claro 4-4-2. La apuesta salió bien porque los dos arietes no dejaron de sumar, pero entre ellos y los demás no había conexión. Además, Aguilera y Valentín se volvieron a intercambiar, y eso impedía más si cabe la aparición de cualquier flujo que, por otro lado, no llegó a haber. Es Melero. Que el ‘8’ que luce no está para hacer bonito.

En los primeros minutos de la segunda mitad el Huesca no estuvo tan mal como en la primera. Comenzó a ganar duelos individuales, provocó faltas (sobretodo con la entrada de Lázaro y Cmiljanic), se mostró más fuerte sin balón y Alexander creció. En resumen, los azulgrana fueron más competitivos. Sin embargo, recibieron dos goles en dos acciones muy parecidas y en las cuales se cometieron errores por iguales. Dos tantos que llegan mediante un servicio aéreo procedente del costado izquierdo local.

El fallo del primer gol. Jair y César con marca, y Curro, libre| Foto: LaLiga 1|2|3 TV
El fallo del primer gol. Jair y César con marca, y Curro, libre| Foto: LaLiga 1|2|3 TV
El fallo del primer gol. Ferreiro empieza a correr cuando se da cuenta, pero ya es tarde | Foto: LaLiga 1|2|3 TV
El fallo del primer gol. Ferreiro empieza a correr cuando se da cuenta, pero ya es tarde | Foto: LaLiga 1|2|3 TV

En el primer gol es David Ferreiro quien no cierra y pasa de su marca. Jair y César se encuentran en el área con su par, Nagore se está ocupando del carril derecho, Íñigo ocupa el intervalo entre el lateral derecho y su compañero central, y es el ex del Lugo quien no acude al apoyo de César; se da cuenta cuando el balón ya sobrevuela el área y, claro, no llega. En el segundo, el error es más particular. Primero Nagore regala un balón justo cuando Íñigo había retenido a su marca y salido de zona y, después, se produce el fallo de Jair, quien se olvida de la segunda acción. El caboverdiano, pasivo, deja a su marca detrás suyo y en ningún momento ya se ocupa de ella, que es la que acaba anotando.

El fallo del segundo gol. Jair, por delante de su marca. Ya no llegará a taparlo | Foto: LaLiga 1|2|3 TV
El fallo del segundo gol. Jair, por delante de su marca. Ya no llegará a taparlo | Foto: LaLiga 1|2|3 TV
El fallo del segundo gol. Jair, por delante de su marca. Ya no llegará a taparlo | Foto: LaLiga 1|2|3 TV
El fallo del segundo gol. Jair, por delante de su marca. Ya no llegará a taparlo | Foto: LaLiga 1|2|3 TV

En el 68′ entró Vadillo en sustitución de Ferreiro para jugar en la banda izquierda, la suya. Un jugador especial, y es que con solo tocarla ya destaca. Mientras, el Sevilla Atlético iba siendo más dañino con balón que en el primer tiempo, estando más preciso en sus toques y, por supuesto, con el gol de cara. Siempre impulsado por un Ivi que estuvo muy fino, que fue el mejor, y por un Borja Lasso que movió a su equipo. La pareja Aguilera-Valentín terminó el último tramos del choque como debe, con el canario en la derecha. Pero es que eso no es ni mucho menos suficiente, porque el bueno de Valentín no debe jugar ahí.

El final quedó para un Borja Lázaro que demostró ser el ‘9’ titular y un Boris Cmiljanic que fallará todo lo que quiera fallar pero que nunca deja de intentarlo porque siempre se va. El potencial que tiene es muy grande, y eso siempre termina respondiendo, más que achacar la derrota al “bajar los brazos” cuando el principal problema lo tiene quien los pone a jugar.

También podría interesarte Más del autor

Comentarios